(Getty Images)

FILADELFIA -- Cody Ross dijo que era fácil para los fanáticos de San Francisco gritar "¡Cody!¡Cody!" durante su estelar postemporada porque su nombre solamente tiene dos sílabas.


Luego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, puede gritar tres letras : "M.V.P" (Por Jugador Más Valioso).

Ross pasó de descarte al tope, llegando allí como uno de los más improbables astros de los playoffs. En la serie divisional contra Atlanta produjo a la hora buena y fue seleccionado el Jugador Más Valioso de la serie de campeonato luego que los Gigantes se impusiesen a los Filis de Filadelfia el sábado 3-2 para avanzar a su primera Serie Mundial desde el 2002.

Adquirido en el 22 de agosto de los Marlins, Ross no estaba seguro de cuál sería su papel en los atestados jardines de San Francisco. Pero encontró su camino a la alineación, bateando .350, con seis extrabases, y ahora va a patrullar el jardín derecho en el 1er juego del Clásico de Octubre el miércoles por la noche en casa.

Ross fue una sorpresiva fuente de poder para los Gigantes, bateando los primeros tres jonrones del equipo en la serie. la botó la pelota dos veces al as de los Filis Roy Halladay en el primer juego y añadió un toletazo solitario ante Roy Oswalt en el segundo. En el tercer duelo bateó un sencillo impulsor que rompió el empate.

En el encuentro decisivo el sábado, Ross bateó un doblete contra Oswalt, para extender su racha.

Ross, que una vez soñó con participar en rodeos, tendrá que ayudar a enlazar a los Rangers de Texas si quiere ayudar a los Gigantes a ganar su primer título de la Serie Mundial desde 1954, cuando el equipo estaba en Nueva York.

Para un jugador que fue desechado por los débiles Marlins, Ross no podría haberse imaginado una mejor situación. El batallador pelotero empujó tres carreras en la serie contra los Bravos y encabeza a todos los jugadores en la postemporada de este año, con cinco producidas para dar la ventaja a su equipo. Sus seis extrabases en la serie de campeonato de la Liga Nacional (tres jonrones, tres dobles) le ponen segundo en la historia de esos duelos, detrás de Javier López, que tuvo siete en 1996 por Atlanta.