SAN FRANCISCO -- Como todo un ajedrecista, Bruce Bochy no paró de hacer maniobras para acoplar a los Gigantes de San Francisco en su la ruta hacia la Serie Mundial.

Desde el primer juego de la Serie Divisional contra Atlanta hasta la obtención del título de la Liga Nacional la noche del sábado en Filadelfia, los movimientos de Bochy han sido correctos este octubre.

¿Qué tal los tres dobles cambios que realizó en el cuarto juego contra los Filis?

Parece que todos los encuentros reñidos que jugaron los Gigantes esta temporada fueron buenos no sólo para los jugadores, sino también para Bochy.

Ahora Bochy, de 55 años, y los Gigantes tienen una oportunidad de ganar todo, algo que la franquicia no ha logrado desde que se mudó al oeste en 1958. San Francisco será anfitrión del primer juego de la Serie Mundial contra los Rangers de Texas la noche del miércoles en el AT&T Park.

Bochy soportó su cuota de fracasos en postemporada en el pasado. Había experimentado poco éxito en esta parte de la campaña hasta ahora, en su cuarta temporada con San Francisco. Bochy perdió 10 de sus 11 juegos previos de postemporada, cuando manejaba a los Padres, antes de tener este desempeño notable en el 2010 con un club del cual ha dicho que tiene "personalidad".

No hay duda sobre lo mucho que se preocupa Bochy por sus jugadores.

Los jugadores agradecen saber cuándo estarán en la alineación o por qué no lo estarán, y Bochy es conocido por comunicar tales asuntos y por tener conversaciones fuertes cuando es necesario.

Tomar la decisión de dejar fuera de la nómina al lanzador Barry Zito, con un contrato de 126 millones de dólares, en las dos primeras rondas no fue una medida fácil. O haber dejado en la banca a media temporada por bajo desempeño al jardinero Aaron Rowand, segundo jugador mejor pagado del equipo después de Zito.

"Se deja a un lado la agenda propia y se hace lo que es mejor para el equipo", dijo Bochy al respecto. "Eso era lo que se tenía que hacer en ese momento. Ojalá tengamos una prioridad, y esa es ganar. Estos muchachos han realizado un gran trabajo al respecto. Para varios que han estado en el terreno todos los días ha cambiado su papel. Han hecho un gran trabajo al conformar un buen equipo y aceptar eso y hacer lo posible para ayudar. No es fácil. Todos quieren ser parte de ello, pero sólo hay nueve lugares", destacó.

Bochy fue barrido en la Serie Mundial de 1998 cuando estaba con San Diego y eliminado en los mínimos tres juegos en la Serie Divisional del 2005 por San Luis; después perdió en cuatro juegos ante los Cardenales en la primera ronda al año siguiente. Con el equipo de 1998 ganó el único título en 12 temporadas como manager de los Padres.

Tuvo un inicio fresco en el norte de California con los Gigantes en el 2007, reemplazando al dominicano Felipe Alou. El primer equipo de los Gigantes de Bochy tuvo marca de 71-91 y el siguiente terminó apenas con una victoria más: 72-90. Fue el equipo 2009, que se mantuvo en la contienda por el comodín hasta mediados de septiembre y mostró que este equipo se estaba acercando a convertirse en contendiente nuevamente, por primera vez desde que el rey de los cuadrangulares Barry Bonds cargaba con el club.