(AP)

La noticia del supuesto rechazo del dominicano Albert Pujols a una oferta de contrato de los Cardenales me pareció poco sorpresiva, al igual que el aparente estancamiento entre las dos partes mientras la fecha límite para las negociaciones con San Luis se aproxima.

Se me está haciendo difícil creer en el cuento de hadas sobre que al final todo saldrá bien y ambas partes llegarán a un acuerdo simplemente porque Pujols es "la cara de la franquicia" y reconoce lo que significa para los Cardenales y sus fanáticos.

Lo que quiero decir es que, al final, Pujols va terminar haciendo una de dos cosas (o quizás ambas): Perseguir el contrato más lucrativo, o firmar con el equipo que él cree tendrá más posibilidad de contender por un título.

Y si consideramos todos los posibles factores, no estoy seguro si esas dos oportunidades las tendrá en San Luis.

Comencemos con el tema del dinero. Digamos que los Cardenales le lleguen de alguna forma al precio a Pujols. Ese valor que le estarían dando en el mercado al dominicano, si se habla de contratos comparables (y siempre los habrá) tendría como punto de inicio el contrato por diez años y $275 millones que firmo Alex Rodríguez.

¿Existe la duda en cuanto a que, en este momento, Pujols es el mejor jugador que hay en Grandes Ligas? Es difícil pensar que no lo es. Su promedio de 162 juegos y un porcentaje de bateo de .331, 42 jonrones, 44 dobles, 128 carreras producidas, 123 carreras anotadas y 1.050 de promedio de embasarse más slugging. Para la mayoría de los peloteros, esos números representarían el mejor año de su carrera, no el promedio en toda su carrera.

Ahora, podemos decir que Pujols tiene 31 años y que, al igual que A-Rod, verá su desempeño mermar al menos en la recta final de su próximo contrato.

Podemos siempre sacar eso a relucir, pero esa es la forma de operar del mercado actual.

Todos aquellos que compraron el iPhone4 la semana pasada no pagaron lo que ese aparato valdrá en un año, ¿verdad? Pagaron su costo actual. De esa misma forma es también como operan los contratos de Grandes Ligas.

Entonces, ¿cuál es el valor real de Pujols en este momento? Fangraphs.com calcula que la producción del cañonero dominicano le ha dado a los Cardenales $270 millones en valor a lo largo de su carrera. Y en todo ese periodo, el dominicano "sólo" ha recibido $89.5 millones.

Está bien establecido que a los atletas profesionales no les importa lo que pensemos acerca de su percepción sobre cuál es el contrato razonable por sus servicios, relativo a nuestros propios precarios salarios. Entonces ni siquiera saquemos ese tema a colación.

El punto aquí es que Pujols ya le ha dado a los Cardenales su propio descuento de casa, y qué tan dispuesto está el cañonero a hacerlo de nuevo depende en gran forma de qué tanto valora su legado con los Cardenales.

Si usted cree en la ola de "fuentes anónimas" que han contribuido a la lista de especulaciones acerca de Pujols, entonces Albert está en busca de un sueldo cerca de los $30 millones por temporada en un periodo de 10 años. Quizás eso sea mucho pedir. Quizás al final se conforme con $30 millones por campaña por siete años.

¿Quién sabe? Todo lo que sabemos es que si Pujols opta por seguir los pasos de Joe Mauer y acepta menos dinero para quedarse con el equipo que lo hizo estrella (Mauer firmó por ocho años con un salario anual de $23 millones), muchos piensan que ya lo hubiera hecho.

No estoy tratando de ser pesimista, sólo realista. Y créanme, por el bien de los fanáticos de los Cardenales, catalogados de los más leales en el juego, espero me equivoque.

Pero si Pujols opta por probar el mercado para ver si puede obtener un contrato como el de A-Rod, probablemente lo obtendrá. O al menos algo parecido. Los Cachorros contarán con gran flexibilidad económica en los próximos años, siendo ellos un candidato a tratar de firmar al dominicano. También podrían ser los Angelinos. Los Yankees y Medias Rojas tienen a jugadores bien posicionados en la inicial, pero juegan en la Liga Americana y utilizan el bateador designado, por lo que no hay razón para descartarlos. Todo lo que se necesita es un equipo con agallas - como los Nacionales con Jayson Werth este invierno - para jalar del gatillo, y Pujols obtendrá su dinero y seguridad, si eso es exactamente lo que busca.

Sí, existe un valor económico que va de la mano con el hecho de haber dejado un legado en un equipo. Pujols podría firmar con los Cardenales por menos dinero y beneficiarse con su etiqueta de icono de San Luis por el resto de su vida. Pero si lo que busca es convertirse en el jugador mejor pagado por la próxima década, existen razones para pensar que los Cardenales no le llegarán al precio.

Al mismo tiempo, si lo que el cañonero busca es firmar con un equipo con casta de campeones, los Cardenales también pudieran quedarse cortos en esa área, simplemente por la barrera económica que le generaría al equipo en los próximos años.

Los Cardenales ya tienen comprometidos cerca de $70 millones en seis peloteros en su nómina para el 2012. Firmar a Pujols a un contrato entre los $25 y $30 millones por año, estamos hablando de un sueldo para siete jugadores que excede lo que los Cardenales pagaron por 25 peloteros el Día Inaugural el año pasado.

Pregúntenle a los Rangers qué sucede cuando comprometes el 25 por ciento de tu nómina para un solo jugador. Cuando Texas firmó a A-Rod por diez temporadas y $252 millones en 2001, los dejó con una pesada barrera económica. El equipo no tenia recursos económicos suficientes para armar una escuadra contendiente alrededor de A-Rod, la asistencia no mejoró considerablemente como para aumentar la nómina y el club finalizó en el sótano en el Oeste de la Liga Americana en cada año que A-Rod estuvo en el equipo.

Mientras que la situación de los Cardenales pudiera no ser tan sombría, el punto acerca de armar un equipo contendiente alrededor de Pujols permanece. Cuando el dominicano está ganando apenas la mitad de su valor percibido en el mercado, los Cardenales pueden presentarle al dominicano con un equipo sólido al principio (aunque uno que no ha demostrado tener el calibre de campeón en los últimos cuatro años). Satisface sus demandas contractuales, y la amenaza de vivir una situación miserable en cuanto a nomina se refiere aumenta.

Probablemente Pujols ya se dio cuenta de ese potencial. Y ciertamente ha puesto atención en el valor que un pelotero de su talla tendría en el mercado.

Quizás, en el espíritu del Día de San Valentín, Pujols y los Cardenales se dan cuenta del par tan perfecto que conforman y encuentran un terreno amigable que satisfaga a ambas partes.

Pero el simple hecho de este asunto es que, en este momento, los Cardenales necesitan a Pujols más de lo que Pujols necesita a los Cardenales. Dada esa percepción (y, una vez más, espero equivocarme), es difícil para mí ver un final feliz aquí.