(Getty)

PHOENIX - Los Yankees siguen en la élite del béisbol de Grandes Ligas con marca de 53-35, la tercera mejor de la Gran Carpa. Están a medio juego de los Medias Rojas en el Este de la Liga Americana, y si la temporada terminara hoy, Nueva York llegaría a los playoffs por ocasión número 16 en los últimos 17 años.

Sin embargo, los Bombarderos del Bronx lucen como un equipo en transición. El boricua Jorge Posada parece estar en su última campaña vistiendo el uniforme rayado. Alex Rodríguez vuelve a luchar con las lesiones y no se sabe si volverá a producir como lo hizo entre 1996 y el 2007. Y Derek Jeter, aun en medio de la euforia de los 3,000 hits, tiene 37 años y claramente y no será la cara de la franquicia por siempre.

Entonces, una opción clara para llevar la antorcha de la tradición ganadora de los Yankees es el segunda base dominicano Robinson Canó, quien se encuentra en el apogeo de su carrera y de paso acaba de montar todo un espectáculo con una victoria histórica en el Festival de Jonrones.

"Sí, ¿por qué no?" expresó el intermedista de 28 años al preguntársele sobre el particular. "He estado ahí ya por siete años. Creo que conozco bastante el equipo, la química y he aprendido bastante de ellos. Pero es algo que ya no está en mis manos y es decisión del equipo."

La gerencia de los Yankees le ha depositado cada vez más confianza a Canó desde que el oriundo de San Pedro de Macorís llegó a Grandes Ligas en el 2005. Primero le entregaron la segunda base. Luego le dieron un contrato a largo plazo en el 2008. Y en el 2010, un año después de ganar la Serie Mundial, el manager Joe Girardi le encargó la responsabilidad de respaldar a Rodríguez en el lineup como quinto bate.

En cada oportunidad, Canó ha cumplido.

Este año el segunda base titular del Equipo de la Liga Americana ha seguido produciendo, con promedio de .296, 15 jonrones, 21 dobles, 57 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .863.

Canó nunca se ha expresado en términos conformistas, y el 2011 no es la excepción. Aunque afirma que quisiera siempre tener más, tampoco se queja de la clase de campaña que está teniendo.

"Me he sentido bien", manifestó. "Espero en la segunda mitad seguir produciendo.

"Uno siempre quiere estar mejor, buscar más y más, pero me siento más que orgulloso por la temporada que tengo."

En su división, los Bombarderos se encuentran no sólo en una lucha férrea con Boston, sino también con los Rays, que con su buen pitcheo abridor se han mantenido como una amenaza. Los Yankees han podido mantenerse a flote gracias a aportes inesperados del dominicano Bartolo Colón y el venezolano Freddy García, entre otros.

Pero siguen las lesiones en el Bronx. Ahora Rodríguez se perderá un tiempo debido a una cirugía en la rodilla derecha, dejando un gran hueco en la tercera base.

De su parte Canó se mantiene positivo a la hora de hablar de los Yankees en la segunda mitad.

"Lo veo bien", dijo al referirse al equipo. "Ahora que perdimos a Alex por cuatro, seis semanas, lo importante sería que él regrese saludable y a tiempo. Ya luego de eso todo el mundo está saludable y de regreso."

Y con el vacío que dejarán en algún momento tanto Alex como Posada, Jeter y el panameño Mariano Rivera, ¿cree Canó que está preparado para asumir el liderazgo en el equipo de béisbol de más tradición?

"Claro, ¿por qué no?" Expresó. "Todo es el momento, la experiencia y el tiempo. Si me dan la oportunidad estaré más que contento y orgulloso."