ARLINGTON - Para los Rays, Matt Moore es el comodín supremo.

En apenas su segunda apertura en Grandes Ligas, Moore pareció el viernes más un as que un novato al permitir dos imparables en siete entradas y Tampa Bay arrancó con todo su inesperada postemporada al propinarle un 9-0 a los Rangers de Texas, campeones defensores de la Liga Americana.

Kelly Shoppach pegó dos jonrones y empujó cinco carreras y Johnny Damon conectó un cuadrangular de dos carreras mientras Tampa Bay dominaba todo el partido en respaldo de su abridor de 22 años.

"Quizás me vi más calmo de lo que estaba, en especial al principio", dijo Moore. "En la primera entrada, tenía un poco de nervios y adrenalina".

"Pero estos muchachos me lo hicieron bien fácil, al lograr esas cifras", agregó. "Al mirar (la pizarra) después de la cuarta, creo que estaba 8-0, ya era cuestión de lanzar strikes y salir de las entradas lo más rápido posible".

Los Rays jugaron por primera vez luego de la remontada dramática con que llegaron a los playoffs en el último día de la temporada regular. En las últimas tres semanas y media, necesitaron cada out para descontar la ventaja de nueve partidos que Boston tenía en la carrera por el comodín. Por eso, el manager Joe Maddon no tuvo mucho tiempo para planear su rotación de postemporada.

Cuando necesitó un abridor para el partido inicial de la serie de primera ronda al mejor de cinco juegos, Maddon no tuvo problemas en seleccionar al zurdo que debutó en las mayores hace unos días en Yankee Stadium y ponchó a 11 en cinco entradas en blanco.

Así de fácil, Moore ha dejado de ser un gran prospecto para convertirse en un fenómeno de postemporada. Su experiencia en Grandes Ligas llegaba antes del partido a nueve entradas y un tercio, pero ante el mejor equipo ofensivo de la Liga Americana ponchó a seis y dio dos boletos.

"Estuvo excelente", dijo Maddon. "Cómo castigó la zona de strikes con todos sus lanzamientos nos dio mucha más confianza en ese momento a él y a mí. El tiene esa tranquilidad... Uno no puede irse más impresionado, lo que hizo esta noche fue espectacular".

El novato Brandon Gomes y Wade Davis se hicieron cargo de una entrada sin anotaciones cada uno para completar la primera blanqueada de los Rays en su historia en playoffs.

El segundo partido se juega la noche del sábado: James Shields abrirá para los Rays contra Derek Holland.

Ningún lanzador había iniciado un partido inaugural de postemporada con apenas una apertura previa en su carrera hasta que Moore llegó a la lomita del Rangers Ballpark.

Tras sus 98 lanzamientos (62 strikes), Texas y Tampa Bay continúan la tendencia de su cruce en la misma fase de la postemporada pasada, cuando el visitante ganó cada uno de los cinco partidos. Fue la única vez que eso sucedió en las mayores.

Los Rangers ganaron esa serie aupados en las actuaciones de Cliff Lee y superaron luego a los Yanquis en la serie de campeonato antes de perder la Serie Mundial contra San Francisco en cinco juegos.

Texas tiene una foja de 3-9 en playoffs en el Rangers Ballpark, donde nunca había ganado un partido de postemporada hasta el año pasado.

Al mandar a Moore al montículo, Maddon decidió arrancar con Shoppach como receptor, pese a que bateó de .176 en la campaña regular. Pero el oriundo de la cercana Fort Worth se despachó con dos jonrones ante el as zurdo de los Rangers C.J. Wilson y empató un récord del equipo en la postemporada con cinco remolcadas.

Damon logró la ventaja inicial con un bambinazo de dos carreras en la segunda entrada, luego que Wilson dio un pelotazo a Ben Zobrist.

Un error del tercera base dominicano Adrián Beltré puso a Tampa Bay arriba 8-0 en la quinta, al permitir que Damon se embasara con dos outs para que Shoppach conectara luego su segundo cuadrangular. Shoppach también se voló la cerca en el tercer episodio.

Wilson nunca había perdido contra los Rays y les lanzó la primera blanqueada de su carrera el 6 de septiembre, con cinco hits. El viernes, concedió ocho carreras --seis limpias-- y siete imparables en cinco entradas, en su peor salida de la temporada.

"Fue simplemente mala colocación", dijo Wilson. "Fue un día raro, muy raro. Si lo comparas con el resto de mis partidos del año, es un juego muy raro... Hoy logré una velocidad decente, mi cutter estaba bien, pero mi colocación fue mala".

Josh Hamilton pegó dos imparables para los Rangers, pero nadie más pudo descifrar a Moore en un equipo que viene de batear de .283 y fue primero en las mayores por segundo año seguido. Sólo un corredor llegó a tercera base frente al novato.

Por los Rangers, los venezolanos Elvis Andrus de 3-0; y Yorvit Torrealba de 3-0. Los dominicanos Adrián Beltré de 4-0; y Nelson Cruz de 3-0.