DETROIT -- En sus dos años con los Tigres de Detroit, José Valverde ha cumplido en el montículo, sobre todo en el 2011. Pero según el manager Jim Leyland, la influencia del dominicano va más allá de sus hazañas como cerrador.

"Es uno de los jugadores más populares en el equipo", expresó el capataz. "Es una persona maravillosa.

"Y cuando lo conseguimos, hablamos con algunos de los muchachos en Houston (su ex equipo). Todos hablaron de lo bueno que era como compañero. Eso se ha demostrado aquí".

Exhibiendo una personalidad jocosa, bromista y a veces bien bullosa en el clubhouse de los Tigres, el dominicano ha combinado eso con un rendimiento impresionante en el terreno. En temporada regular, lleva 51 juegos salvados en forma consecutiva desde el 2010.

"Es un gran tipo, alegre", afirmó Leyland, "pero que es muy serio cuando se sube a la lomita. Sabe lo que tiene que hacer. Es muy inteligente. Sabe lo que tiene que hacer con la bola y es bastante bueno evitando el medio del plato".

Además de sus famosos gestos y celebraciones con cada salvamento, Valverde se ha conocido por poner nerviosos al equipo de Detroit y a sus fans. En vez de novenos innings de tres outs seguidos, es muy común que se le embasen uno o dos bateadores antes del derecho finalmente sellar una victoria de los felinos.

Así fue en las primeros dos triunfos de Detroit en su Serie Divisional de la Liga Americana ante los Yankees. El domingo en el Juego 2 permitió dos vueltas en la novena entrada, pero al final supo detener la avalancha que es el lineup de Nueva York. Y el lunes en el Juego 3, con ventaja de una sola carrera, dio par de bases por bolas antes de ponchar a Derek Jeter para el tercer out.

"Si han visto nuestros juegos, ha habido palpitaciones todo el año, no sólo hoy", dijo Leyland después del Juego 3. "Tiene algunos innings limpios de vez en cuando, y de vez en cuando te pone a sudar. Hasta ahora ha salido bastante bien".

En el 2011, ha salido perfecto. Así quieren que siga los Tigres.