PHOENIX - El camino de Arizona a la Serie Mundial los está llevando de regreso a Milwaukee.

Ese mismo camino también podría llevarlos a los libros de records.

Pero como lo dijo el receptor venezolano de los D-backs, Henry Blanco, cuando los reporteros hacían su entrada al clubhouse de los D-backs tras la victoria del miércoles por 10-6 en la Serie Divisional de la Liga Nacional en contra de los Cerveceros, "Esto no ha terminado. Esto no se acaba hasta que se acaba".

"Primero concentrémonos en el Juego 5 y luego podemos hablar de la Serie Mundial", expresó Blanco. "Tenemos un juego más por disputar en esta serie".

Blanco tiene razón. Pero es difícil no destacar lo que los D-backs han logrado hasta ahora y pensar en lo que podría pasar en el futuro. Recuerden, los Cerveceros ganaron los primeros dos partidos de esta serie y llegaron a Arizona con toda la motivación del mundo para el Juego 3 el martes.

Ahora esa motivación ha cambiado de equipo y después de dos encuentros disputados en Arizona, la serie se encuentra empatada a dos juegos por bando. Con una victoria el viernes, los D-backs podrían convertirse en el primer equipo en la historia en perder los dos primeros partidos de una serie divisional y regresar para ganarla. Los equipos tienen marca de 0-19 cuando pierden los dos primeros juegos.

"No hemos logrado nada aún", advirtió el timonel de los D-backs, Kirk Gibson. "No vinimos aquí para ganar dos juegos y no ganar la serie. Tenemos que estar muy conscientes que aún nos queda un juego más".

Los D-backs enviarán a la loma del Miller Park al derecho y ganador de 21 juegos durante la temporada regular Ian Kennedy el viernes. Los Cerveceros contarán con el mexicano Yovani Gallardo. Este par de ases se vio las caras esta campaña y Gallardo ganó el duelo.

"Creo que si haces uso de tu experiencia, al igual que cualquier experiencia en la vida, aprendes de ello y tratas de sacar todas las cosas positivas", manifestó Kennedy. "El primer juego que lancé en esta serie seguramente me ayudará de algo en mi próxima salida. Me prepararé de la misma manera como lo hago en cualquier otro juego, como lo hice en mi última apertura. Esperemos que esta vez las cosas salgan bien".

Al igual que Kennedy, el receptor de los D-backs Miguel Montero también desea aprovechar esa experiencia la próxima vez que salte al terreno en Milwaukee. El venezolano no se vio nada bien en la caja de bateo en el Miller Park pero registró su segundo juego con dos o más hits el miércoles en el Chase Field. Sus tres imparables en el Juego 4 representaron una marca en su carrera en un juego de postemporada.

"Ha sido muy divertido jugar en casa", destacó Montero. "Hemos estado jugando muy bien en casa, pero no hemos jugado bien en su estadio, simplemente tenemos que ir allá y competir".

¿Está Montero listo para el Juego 5? El venezolano asegura que ha estado listo para cualquier reto desde que comenzó la serie.

"Desde que comenzamos la serie y perdimos el primer partido y luego caímos en el segundo, nunca nos rendimos", enfatizó Montero. "Sabíamos que podíamos regresar. Ha sido fabuloso, la camaradería en este equipo fue fenomenal y el ambiente positivo todo el tiempo cuando estuvimos abajo 0-2, y ahora vamos a disputar el Juego 5. Eso significa mucho para nosotros".

Los D-backs deberían esperar un gran reto el viernes. El Miller Park lucirá a su máxima capacidad y los Cerveceros ganaron 55 juegos en casa esta temporada.

El equipo de Milwaukee también saldrá motivado y con la esperanza de obtener su más importante triunfo de la temporada hasta ahora con Gallardo en la loma. Hairston no está preocupado acerca de un regreso histórico de los D-backs. Ni tampoco le preocupa el Juego 5. Está bien confiado y optimista.

"Sólo tenemos que jugar buen béisbol", manifestó Hairston. "Observen lo que está pasando en las otras series. Habrá un Juego 5 en Filadelfia. Habrá un Juego 5 en Nueva York. Estos equipos son buenos y todos juegan bien. Tendrás momentos buenos y momentos malos pero así es el béisbol. Esperamos cantar victoria en Milwaukee".