ARLINGTON -- Muy seguramente, Adrián Beltré no habría conectado tres jonrones para los Rangers en el partido decisivo de la serie de primera ronda si Cliff Lee hubiese aceptado un jugoso contrato para quedarse con Texas el pasado invierno.

El productivo bate y fildeo exquisito de Beltré, además de la consolidación del receptor y primera base Mike Napoli (la otra adquisición importante), fueron vitales para que los Rangers compensaran el haber perdido al zurdo tras su primera Serie Mundial. Ambos han sido fundamentales para que Texas esté en la serie de campeonato de Liga Americana por segundo año seguido.

"Se acoplaron desde el primer día que llegaron", dijo el manager Ron Washington.

Lee fue el pitcher ganador de las victorias en el primero y segundo juegos de la serie de división contra Tampa Bay la pasada temporada. Los Rangers repitieron el triunfo frente a los Rays en cuatro partidos este año gracias a importantes aportes de Beltré y Napoli.

El juego en el que Beltré sacudió tres jonrones, apenas la séptima vez que alguien logra semejante proeza en la postemporada, se dio en la victoria 4-3 en el cuarto duelo.

Napoli, por su parte, tuvo un turno de nueve lanzamientos, derivando en un sencillo de dos carreras que empató el segundo juego. Su jonrón en el tercer partido estableció la diferencia.

"Te das cuenta de lo que puede hacer en el terreno y el impacto que han tenido", comentó el segunda base Ian Kinsler previo a una práctica el jueves en el Rangers Ballpark. "También ha tenido un enorme impacto en el vestuario, en la cueva. Son compañeros magníficos. Se amoldaron a la perfeccción con este equipo. Lo hicieron mejor".

Los Rangers estaban a la espera de saber su rival en la serie de campeonato, que debe comenzar el sábado. Serían locales ante Detroit o visitantes frente a los Yankees.

No fue hasta que Lee rechazó una oferta de 138 millones de dólares por seis años para firmar con Filadelfia que el dominicano Beltré, un agente libre, entró en el radar de Texas, aunque el gerente general Jon Daniels había indicado que el equipo había contemplado desde el principio contratar a ambos.

Daniels sabe que eso hubiera sido muy caro. Pero cuando Lee se fue con los Filis, Texas optó con armar su rotación con lo que ya tenían y el objetivo se concentró en Beltré, un tercera base con dos Guantes de Oro a su haber.

"Queríamos reforzar nuestro pitcheo, y pensamos que la mejor forma era mejorando nuestra defensa", dijo Daniels. "Adrián fue la adición perfecta para eso, sin obviar que no anduvimos bien frente a lanzadores zurdos en ciertos tramos de la temporada. Incluirlo, además de poner a Mike, en la parte medular del orden al bate, fue enorme".

Beltré, quien pasó la temporada pasada en Boston, firmó un contrato de 80 millones de dólares y cinco años con Texas, que incluye un posible sexto año por otros 16 millones. Prefirió a los Rangers sobre los Angelinos de Los Angeles, oponentes en la División Oeste de la Liga Americana.

Seguido, los Rangers adquirieron a Napoli. Luego de pasar sus primeras cinco campañas en las mayores con los Angelinos, fue enviado a Toronto. Sólo formó parte de ese equipo durante cuatro días antes que Texas logró un acuerdo con los Azulejos.

Napoli fijó marcas personales al batear para .320 con 30 jonrones y 75 impulsadas en 113 juegos. Beltré acumuló promedio de .296 con 32 jonrones y 105 impulsadas, pese a que se perdió 37 juegos antes de septiembre por una lesión en la pierna izquierda.

"Quisiera ver a (Beltré) sano durante todo el año", dijo Josh Hamilton, el Jugador Más Valioso de la Americana el año pasado. "No se puede pedir más de lo que nos han apotado. Han conectado hits enormes en momentos importantes y nos han sacado adelante en varios momentos. Esto dice mucho sobre su calidad, personalidad y determinación, al no sólo adaptarse al equipo, sino ayudarnos a poder alcanzar nuestro objetivo final, que es la Serie Mundial".

Beltre no se cansa de decir que Texas fue uno de "dos o tres" equipos en su lista el pasado invierno y que creyó que Texas le ofreció la mejor oportunidad de conseguir el anillo de una Serie Mundial.

Tenía apenas 19 años cuando hizo su debut en las mayores con los Dodgers de Los Angeles en 1999. Su única experiencia en playoffs previa a esta temporada se dio en la serie de primera ronda de la Liga Nacional, jugando con los Dodgers ante San Luis en 2004.

"Uno busca estar en la postemporada", dijo Beltré tras la serie contra Tampa. "Y en mi caso mucho más porque habían pasado siete años, pero aquí estoy y queremos terminar lo que comenzamos".

Don Welke, uno de los principales asesores de Daniel, estaba con los Dodgers cuando Beltré jugaba ahí y consideró que con Texas iba a tener una excelente oportunidad de ir a la postemporada tras haber sido seleccionado por primera vez a un Juego de Estrellas.

"Lo conocía bien y Don no dejaba de decirme que había ido a los playoffs una vez en '04, pero que nunca había vuelto a ganar", resaltó Daniels. "Sentía que eso sería de mucha motivación ... Fue algo que pudimos cerciorarnos con el mundo con el que hablamos, que este era alguien con un gran deseo de ganar".