NUEVA YORK - En un juego de vida o muerte y de muchas alternativas, los relevistas dominicanos de los Tigres, Joaquín Benoit y José Valverde, demostraron una valentía envidiable el jueves ante un público hostil de 50,960 fanáticos de los Yankees en el Bronx.

El dúo se combinó para tirar 2.2 entradas en blanco ante el poderoso ataque de Nueva York para preservar la victoria de Detroit, que eliminó a los Yankees y avanzó a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

"Qué actuación de más agallas" dijo el manager de los Tigres, Jim Leyland, acerca de la presentación de Benoit. "Ha sido así durante todo el año. Hay que darle mucho crédito (al gerente general) Dave (Dombrowski) por eso. Fue una gran firma como agente libre."

El momento de la verdad para Benoit fue en el cierre del séptimo inning, cuando entró en relevo de Max Scherzer. Permitió par de hits para llenar las bases, antes de ponchar a Alex Rodríguez. Pero le dio base por bolas a Mark Teixeira para forzar una carrera (cargada a Scherzer). Con las almohadillas aún congestionadas y el Yankee Stadium listo para explotar, el dominicano ponchó a Nick Swisher para apagar el fuego.

"Tenía que hacer los outs necesarios", dijo un Benoit empapado de champaña en el clubhouse de los Tigres. "Fue una de esas oportunidades en las que tú tienes que sacar de abajo y sobrevivir en esa situación. Creo que hice todo lo que pude, hice mi trabajo. Aquí estamos celebrando."

En total el oriundo de Santiago dejó a cuatro corredores en circulación en espacio de dos innings, con la temporada entera de los Tigres en juego. Definitivamente, fueron situaciones no aptas para cardíacos.

"Siempre he dicho que el juego de béisbol desde las Pequeñas Ligas hasta las Grandes Ligas siempre va a ser lo mismo", comentó Benoit. "Lo único que va a ser diferente es la fortaleza mental tuya. Siempre he sido una persona muy tranquila y pasiva, y creo que ésa es una de las cosas que me ayudan."

Para Benoit, es la primera vez que pasa a una Serie de Campeonato, ya que en el 2010-su primera participación en playoffs con los Rays de Tampa Bay-se quedó en la ronda divisional.

En esta serie contra los Yankees, permitió cuatro hits y una vuelta en dos partidos y 3.2 episodios, con seis ponches.

"Para mí es una satisfacción increíble, ahora mismo creo que somos el equipo a vencer. Estamos en el mejor momento y creo que vamos a tener mucha más suerte en la próxima que viene."

VALVERDE, DE 1-2-3
Con el partido 3-2 a favor de los felinos, Leyland trajo para el noveno inning a su cerrador Valverde, quien no había fallado en 52 oportunidades de salvamento en el 2011. Esta vez tampoco decepcionó y llegó a 53 rescates seguidos (incluyendo postemporada), pero además logró algo que se le había escapado en sus primeras dos presentaciones de esta Serie Divisional: Retirar en orden a los Yankees.

"Fue un poquito extraño", dijo con una sonrisa Valverde, quien había puesto a sudar a los fanáticos de Detroit en sus primeros dos juegos de esta serie, antes de sacar los últimos outs. "Casi no fue así este año, pero estuvo fabuloso."

En tres partidos de esta serie, Valverde lanzó 3.0 innings en los que permitió dos carreras con cuatro boletos otorgados y tres ponches. Pero el salvamento del jueves fue bien limpio, y ahora los Tigres van rumbo a Texas a disputar un pase a la Serie Mundial con los Rangers.

"Se siente orgulloso, contento, con un equipo como Detroit que somos todos unidos."