DETROIT -- La Reina del Soul apareció el martes en el terreno de juego con la esperanza de ayudar a los Tigres de Detroit, representantes de su ciudad natal, para que se recuperen en la serie de campeonato de la Liga Americana.

Aretha Franklin cantó el himno estadounidense con bastante soul, por supuesto, antes del tercer partido de la serie. Los Rangers de Texas tienen ventaja de 2-0 en el enfrentamiento a ganar cuatro de siete juegos posibles.

Franklin, con una gorra de los Tigres, fue recibida por los espectadores con ovaciones en el Comerica Park cuando ingresó al terreno de juego.

A muchos se les puso la piel de gallina cuando cantó bajo una luna llena en una noche fresca y clara, con una enorme bandera de Estados Unidos cubriendo una gran parte de los jardines.

La leyenda, de 69 años de edad e integrante del Salón de la Fama del Rock and Roll, tuvo una cirugía el año pasado por una enfermedad no revelada. La cantante ha atribuido la pérdida de más de 36 kilogramos (80 libras) a un cambio en la dieta y al ejercicio.