(Kevork Djansezian/Getty Images)

ARLINGTON - La pregunta no es, "¿Qué hizo Nelson Cruz en la Serie Campeonato de la Liga Americana", sino, "¿Qué no hizo Nelson Cruz en la Serie de Campeonato de la Liga Americana"? Así de sencillo.

El dominicano cerró con broche de oro esta ronda de los playoffs en el Juego 6, bateando de 4-2 con jonrón, doble, dos empujadas y dos anotadas para ayudar a los Rangers a eliminar a los Tigres y pasar a su segunda Serie Mundial en forma consecutiva.

"Esto es increíble", dijo Cruz. "Ahora mismo estoy disfrutando esto. Hasta hoy mismo mi timing fue mejor. Pude darle bien a la banda contraria."

Los números son abrumadores para el Jugador Más Valioso de la Serie.

Seis jonrones y 13 empujadas, ambos récords para cualquier serie de postemporada. El primer Grand Slam para dejar en el terreno al contrario en la historia de postemporada, en el Juego 2. Ocho extrabases, a uno de la marca de todos los tiempos. Uno de sólo cuatro peloteros con cuadrangulares en extrainnings en dos partidos de una serie.

Y no se olviden de lo que hizo a la defensa en el Juego 4, cuando salvó el partido con un disparo estilo láser al home en el octavo inning para atrapar al venezolano Miguel Cabrera en pisa y corre y preservar el empate...ah, el mismo Cruz sellaría la victoria de dicho encuentro con cuadrangular de tres carreras en el undécimo episodio.

"Nelson Cruz es tremendo bateador", dijo el cerrador de los Rangers y también dominicano, Nefatlí Féliz. "Te puede sacar la bola en cualquier parte del terreno y es tremendo compañero de equipo."

El jardinero venía de una Serie Divisional en la que había dado un solo hit en 15 turnos contra los Rays. Pero el día antes de arrancar las hostilidades con Detroit, Cruz le dijo a LasMayores.com que se sentía bien al bate "aunque no se han visto los resultados." En el Juego 1, empezaron a verse los resultados, que fueron una pesadilla para los Tigres desde el principio hasta el final de esta serie.

En el primer choque, Cruz disparó jonrón frente a Justin Verlander-uno de dos que le conectó al as de Detroit en la serie-y después del partido afirmó que "se avecinaba algo bueno". Fue poco decir.

"Es una verdadera amenaza", dijo el manager de Texas, Ron Washington. "Con un swing puede cambiar un juego. Y puede cambiarlo con un sencillo, doble, triple o cuadrangular."

En cuanto a esta Serie de Campeonato se refiere, sus hits fueron exclusivamente extrabases: dos dobles para acompañar los seis jonrones.

Y pensar que Cruz, viniendo del bajón de la Serie Divisional, fue séptimo bate de los Rangers para cada uno de los seis compromisos contra Detroit. En varias ocasiones se le preguntó a Washington si contemplaba subir al quisqueyano en el orden de bateo, pero el capataz siempre contestó que su lineup estaba "funcionando" tal como lo tenía.

"No fue una necesidad inventar con eso", dijo Washington. "Está haciendo un gran trabajo en el séptimo puesto. No he sentido la necesidad de hacer el cambio. Entonces no lo he hecho."

Con un ataque de 17 hits y 15 carreras para sellar el banderín de la Liga Americana, son palabras acertadas.

De su parte, Cruz está contento de ganarse otro pase al Clásico de Otoño.

"Después de la temporada, me sentaré a relajarme y poner todo esto en perspectiva."