(Getty)

SAN LUIS - Cuando un equipo ya huele un campeonato, a veces es difícil controlar las emociones y mantener el enfoque.

Pero en el caso de los Rangers, que se encuentran a una victoria de la primera corona en la historia de la franquicia, cuentan con el hombre ideal en el montículo el jueves en San Luis contra los Cardenales.

El derecho Colby Lewis es quien tratará de llevar a los texanos a la tierra prometida, después del obligado día de descanso por los pronósticos de lluvia en la Ciudad del Arco.

"Tenemos que aguantar las emociones y mantener de frente la tarea que tenemos", dijo Lewis. "Es lo que venimos haciendo todo el año: simple y llanamente salir a competir y sacar los outs."

Lewis ha sido el abridor más confiable de Texas en octubre, con la mejor efectividad en la rotación del conjunto (2.95 en tres aperturas y 18.1 entradas). En su primera salida de este Clásico de Otoño el jueves pasado en el Juego 2 aquí, tiró 6.2 innings en los que permitió cuatro hits y una sola carrera, saliendo sin decisión en lo que sería una victoria de los Rangers.

De por vida en playoffs/Serie Mundial, el diestro de 32 años lleva marca de 4-1 y promedio de carreras limpias de 2.22 en siete aperturas.

"Creo que cuando llega a la postemporada, realmente se enfoca más", dijo acerca de Lewis el presidente y principal propietario del equipo de Texas, el Salón de la Fama Nolan Ryan. "Es uno de esos muchachos que sube a otro nivel. Creo que está extremadamente preparado y sabe lo que quiere hacer. Colby ha sido nuestro mejor pitcher de postemporada en los últimos dos años."

Con todo y la calma que exhibe en el montículo a esta altura de su carrera, Lewis-quien empezó en Grandes Ligas con Texas, lanzó por Detroit y Oakland y fue a Japón antes de volver a los Rangers con una nueva madurez en el 2010-no deja de valorar la oportunidad que tiene el miércoles de brindarle un título a su equipo y a la vez sacarse la espinita de haber perdido la final del año pasado ante los Gigantes de San Francisco.

"Definitivamente desde que eres niño quieres estar en esta posición, en este escenario para ir a la Serie Mundial", dijo el californiano. "Creo que la situación en que estuvimos el año pasado en los playoffs nos da una mayor tranquilidad, al saber qué se espera de uno y cómo reaccionar ante ciertas cosas."

La nueva madurez que trajo Lewis de tierras asiáticas fue, en gran medida, el saber que no tiene que tirar a 95 millas por hora para tener buenos resultados a los niveles más altos del béisbol. Ahora utiliza un amplio repertorio para sacar los outs, y con mucho éxito. Desde que volvió a Estados Unidos ha ganado 12 y 14 juegos, respectivamente, en el 2010 y 2011 por los Rangers, además de sus proezas en postemporada.

"Cree totalmente en lo que trata de hacer en la lomita", dijo el manager de Texas, Ron Washington. "Nunca abandona lo que mejor hace. Esa es la clave ahí mismo.

"Eso es lo que lo mantiene relajado, porque sabe de lo que es capaz", continuó el piloto. "Hace de lo que es capaz, y lidiará con los resultados porque sabe que hizo de lo que es capaz."

Es una mentalidad que podría llevar a los Rangers a la gloria el jueves en el Busch Stadium.

"Sólo quiero salir a darle una salida de calidad a mi equipo", dijo Lewis. "Si hago eso, estaremos justo donde tenemos que estar."