SAN LUIS -- Los bates de los Rangers finalmente despertaron.

Lo malo para Texas: También los de los Cardenales.

Los dominicanos Adrián Beltré y Nelson Cruz conectaron cuadrangulares uno detrás del otro el jueves, y Texas se encaminaba a ganar su primera Serie Mundial cuando Josh Hamilton conectó un cuadrangular de dos carreras en la 10ma entrada. Pero los Cardenales siempre respondieron y el jonrón de David Freese en el 11mo inning dio a San Luis una sencional victoria 10-9 para obligar a un decisivo séptimo juego por primera vez desde 2002.

El partido se jugará el viernes por la noche en el Busch Stadium.

Texas se puso arriba 7-4 en el séptimo cuando Beltré y Cruz pegaron jonrones consecutivos ante Lance Lynn, e Ian Kinsler agregó un sencillo productor de carrera frente al relevista dominicano Octavio Dotel.

El segundo vuelacerca de Allen Craig en la Serie Mundial redujo la distancia en la octava entrada, y los Cardenales empataron el partido en la novena cuando Freese pegó un triplete de dos carreras con dos outs frente al efectivo relevista dominicano de los Rangers Neftalí Féliz -- considerado por muchos como uno de los mejores cerradores de la liga.

Hamilton se había visto inofensivo durante la mayor parte de la serie, afectado por una lesión de ingle. Pero recibió el lanzamiento que esperaba del taponero de los Cardenales Jason Motte en la décima. Su primer cuadrangular en una Serie Mundial silenció a los 47.325 aficionados que habían hecho retumbar el estadio con la reacción en el noveno.

"Ya era hora, eso fue lo primero que pensé", dijo Hamilton, que terminó el partido de 6-3 con tres carreras producidas y dos anotadas. "Pero uno tiene que liquidar el partido y nosotros no lo hicimos".

Ryan Theroit impulsó una carrera con una roleta en el décimo inning y un sencillo de Lance Berkman con dos outs impulsó la carrera del empate de John Jay. Eso preparó el escenario para Freese, cuyo jonrón en la 11ma entrada en contra del relevista de los Rangers Mark Lowe dio rienda suelta a los festejos en el terreno de juego.

"Un partido ridículo y extraño. Pero puedo apostar que fue divertido para los aficionados", dijo Kinsler. "La postemporada nunca es fácil. Eso lo mostramos esta noche. Uno tiene que sacar el último out".