(Jeff Roberson/AP)

SAN LUIS - Y todo se definirá en un solo juego.

Este es el juego en el cual aspira cada pelotero a participar cuando entra a su respectiva instalación para iniciar los Entrenamientos de Primavera, bien sea en la Florida o Arizona.

Este es el partido con el que usted soñaba de niño cuando jugaba en el patio trasero de su casa. Es el desafío donde se construyen los héroes, las leyendas y los chivos expiatorios.

Bienvenido al Juego 7 de la Serie Mundial entre los Rangers y los Cardenales. Y si el sexto encuentro fue un prólogo de lo que nos aguarda, a la fanaticada le espera uno de los desenlaces más grandiosos de serie alguna en la historia del deporte.

El Clásico de Octubre le está haciendo honor a su nombre. En el juego del jueves, los Cardenales anotaron seis carreras en los cuatro episodios finales, incluyendo un jonrón dramático de David Freese en el cierre del undécimo capítulo para impulsar a San Luis a una victoria por 10-9 que le permitió igualar la serie 3-3.

Los Rangers estuvieron a un strike de ganar la primera Serie Mundial en los anales de su franquicia, no una sino dos veces, y ahora tienen la historia en su contra. De los 13 equipos de Grandes Ligas que han ganado más recientemente un sexto juego para empatar 3-3 y forzar el encuentro decisivo, 12 han conquistado el Juego 7. De hecho, el equipo de la casa ha salido airoso cada vez que las últimas ocho series llegaron a esa máxima instancia.

"Esto es bien especial y de esto se trata el béisbol'', expresó el primera base de los Cardenales, el dominicano Albert Pujols. "Es increíble tener la oportunidad de participar en un séptimo juego. Y de la forma como lo hicimos. Al mismo tiempo, nada se puede dar por asegurado. Si es cierto que nos sentimos por las nubes ahora, también es verdad que tenemos que darlo el todo por el todo en los próximos 27 outs. Ojalá podamos culminar elevando el trofeo por todo lo alto''.

La Serie Mundial no había llegado a su tope de siete encuentros desde que los Angelinos derrotaron a los Gigantes por los máximos honores en el 2002.

"Los veremos en el Juego 7'', simplificó el primera base de los Rangers, Michael Young. "Esta Serie Mundial ha sido un clásico todo el camino. Y todo se definirá en un solo juego donde el ganador se queda con el premio mayor. Lo disfrutaremos. Lo espero con gran entusiasmo''.

El dirigente de los Rangers, Ron Washington, se reunió con su equipo poco después de la derrota del jueves por la noche. Su mensaje a la novena fue bien simple. Washington sabe exactamente qué le debe comunicar a sus hombres en los vestidores a estas alturas de la temporada.

"No es tan fácil ganar un campeonato y eso lo aprendimos esta noche'', dijo Washington. "Tuvimos a la gente adecuada para los momentos cruciales y nos derrotaron. Hay que darles crédito. Ellos combatieron. Repuntaron y ganaron. Eso es lo único que tenía que decirles''.

En líneas generales, imperaba un clima sombrío en el clubhouse de los Rangers. Los peloteros lucían aturdidos. En contraste, no era ninguna sorpresa que reinase un ambiente de optimismo en los vestidores de los Cardenales. Ya pueden palpar la conquista de otra Serie Mundial.

"Ha sido una serie bien pareja y ahora el ganador de un solo juego se lo va a llevar todo'', enfatizó el piloto de los Cardenales, Tony La Russa. "Muchos de los integrantes de nuestro equipo están gozando de lo lindo de la Serie Mundial, especialmente los que juegan en una por primera vez y hasta los que participan en una por segunda oportunidad. La experiencia de un Juego 7 es algo que nunca van a olvidar. Es tan emocionante como debe serlo, y estoy seguro de que ellos nos van a representar bien''.

No hay ninguna duda de que los peloteros de los Cardenales y los aficionados del equipo van a hablar por mucho tiempo de la victoria alcanzada en el sexto juego. Los Rangers quisieran borrarlo de la memoria lo más rápidamente posible. Ya los peloteros estaban hablando del séptimo encuentro al salir del terreno luego de la derrota.

"Lo dije a lo largo de toda la serie'', recordó el jardinero de los Rangers Josh Hamilton. "Ninguno de los equipos se rinde hasta que se haya registrado el out final y eso hace que la serie sea buena. "Esto no me va a quitar el sueño. Voy a hacer todo lo necesario para prepararme. Los jugadores ya hablaban de eso tan pronto terminó [el sexto juego]. No es fácil, pero necesitamos sacudir esto para regresar mañana al terreno''.

Usted tendría la razón si considerase que se van a producir dos ganadores en el séptimo juego: el equipo triunfador y todos los aficionados a la pelota.

"Creo que es algo que van a recordar los aficionados, no solamente en San Luis pero alrededor del país'', aseguró Pujols. "Nuestro objetivo principal es tratar de ponerle fin [exitosamente] a esto mañana. Pienso que así será más dulce''.