SAN LUIS - Entre Rafael Furcal, Octavio Dotel, Lance Berkman y Arthur Rhodes, hay 58 temporadas de Grandes Ligas. Pero hasta el viernes, ninguno había ganado un anillo de campeón.

La sequía colectiva terminó en el Juego 7 de la Serie Mundial del 2011, cuando los Cardenales vencieron a los Rangers.

"Ya mañana me puedo retirar de la pelota porque he logrado lo que todo pelotero quiere", dijo el dominicano Dotel, celebrando junto a su esposa Masiel en el terreno del Busch Stadium de San Luis. "Ya me siento satisfecho con todo lo que Dios me ha dado."

Dotel, de 37 años, llegó a los Cardenales junto a Marc Rzepczynski el 27 de julio y fue parte íntegra de un bullpen que fue clave en la corona conquistada por el equipo.

Al igual que Dotel, el también quisqueyano Furcal había pasado toda una vida en Grandes Ligas sin llegar a la tierra prometida.

"Ya fui campeón en la República Dominicana (con las Aguilas Cibaeñas) y la Serie del Caribe, pero me faltaba la Serie Mundial", dijo el paracorto de 34 años, quien ya completó "la tripleta".

De su parte, Berkman participaba en su segunda Serie Mundial-fue parte del equipo de Houston que fue barrido por los Medias Blancas en el 2005. El veterano de 35 años parecía estar en pleno declive cuando firmó un contrato de una temporada con San Luis para el 2011, pero tuvo un renacer en su carrera aquí que se culminó en el tan anhelado anillo de campeón.

"Es difícil ponerlo en palabras", dijo Berkman. "No te puedes imaginar la emoción de finalmente ganarlo. Pasan por tu mente tantas cosas. Es un momento muy emotivo."

El caso de Rhodes, de 41 años, fue un poco diferente. Al haber pertenecido a los Rangers antes de unirse a los Cardenales en esta misma temporada, el zurdo tenía un anillo garantizado. Pero había expresado claramente que quería celebrar una corona con sus compañeros de San Luis.

"Ahora voy a seguir jugando y disfrutando mi vida", dijo el relevista. "Míranos ahora. Somos campeones de la Serie Mundial."

Para veteranos como Chris Carpenter, el dominicano Albert Pujols y el boricua Yadier Molina, ésta es su segunda corona con los Cardenales, siendo la primera en el 2006. Pero todos se alegraron por el primer título de los otros veteranos.

"Es bastante especial darle a Rhodes-alguien que lleva 19 años en la liga-la oportunidad de ganar un campeonato junto a Octavio Dotel, Rafael Furcal, todos esos muchachos."

Agregó Carpenter: "Para los que no habían sido parte de esto, es bastante gratificante. La mayoría juega este deporte por un campeonato mundial. Piensas en eso cuando eres niño."