(AP)

La mayoría de los jugadores se enfocan en su fortaleza física, pero fue la fuerza de carácter de Orestes "Minnie" Miñoso la que le ayudó a superar la adversidad y ser reconocido como un jugador destacado de su tiempo.

Miñoso pasó tres temporadas jugando para los New York Cubans en las Ligas Negras, mostrando un atisbo de en qué se convertiría el jugador en las Ligas Mayores. Jugando tercera base, bateó .294 para llevar a los Cubans a un título de la Liga Nacional y llegó al juego de las estrellas de la Ligas Negras en 1947 y 1948. Jugando para New York, tuvo un asiento en primera fila para la temporada histórica de 1947 de Jackie Robinson. Fue la primera vez en que Miñoso consideró seriamente jugar en las Ligas Mayores.

"Después de que Jackie entró, seguro, tuve una idea -- 'Si Jackie entró, también hay una oportunidad para mí,'" dijo Miñoso. "Entonces tuve la ambición para jugar, porque pensé que tuve una oportunidad de jugar [en las Ligas Mayores] algún día, si tenía la calidad para estar allí. [La raza] nunca fue algo que me intimidara.

"Siempre he visto a las personas como seres humanos, sin distinción de raza o color. Este es uno de los motivos por los cuales, dondequiera que voy, hago tantos amigos. Y aquellos que no me conocen acaban por hacerlo. Y eso me da mucha satisfacción".

Miñoso, quien nació en Cuba y firmó con los Cleveland Indians antes de la temporada de 1949, hizo su debut en las Ligas Mayores el 19 de abril, logrando una base por bolas en su única aparición en el plato. Miñoso apareció en ocho juegos más antes de ser enviado a San Diego de Liga de la Costa del Pacífico, donde bateó .297 con 22 jonrones y empató para cuarto en la liga con siete triples. Miñoso repitió con San Diego en 1950, y no consiguió que lo llamaran a pesar de terminar cuarto en la PCL con un promedio de .339 y tercero con 30 bases robadas. Dejó a los Indians en 1951, pero a ocho juegos de la temporada fue enviado a los White Sox como parte de un trato por un equipo de tres personas que involucraba a los Philadelphia Athletics.

Cuando Miñoso salió trotando a tercera base el 1 de mayo en Chicago, se convirtió en el primer jugador negro en la historia de los White Sox. No conforme con ese logro, anotó un jonrón en su primer turno al bate y un batazo de dos carreras a Vic Raschi, quien ganó 21 juegos para los Yankees ese año. Miñoso dijo que sólo pararse en el plato por primera vez como miembro de los White Sox fue uno de los momentos de mayor orgullo en su carrera.

"El segundo fue cuando vine a esta organización [Chicago] y estuve al bate por primera vez." dijo Miñoso. "El lanzador fue Vic Raschi, número 19 para los New York Yankees, y yo bateé en tercer turno. El comentarista dijo mi nombre y posición cuando caminé hacia el plato. Ese primer lanzamiento fue todo - bateé un jonrón. Ese día, era Orestes Miñoso, pero al día siguiente era 'Minnie' Miñoso. Es una locura, porque no tenía idea de dónde provino ese nombre hasta este día".

Miñoso continuó su fuerte temporada de debut, finalizando en segundo lugar frente a Gil McDougald de los Yankees por el título de Novato del Año de la Liga Americana y cuarto en la votación para jugador más valioso. Su promedio de .326 fue el segundo lugar en la liga, mientras que sus 13 triples fueron el primer lugar de circuito. Fue un año grandioso, hecho más impresionante al ser el primer jugador negro de los White Sox. Sin embargo, Miñoso dijo que nunca sintió ninguna presión adicional.

"No, fue algo que me hizo sentir orgulloso," dijo Miñoso. "Es algo bueno que no estuviera asustado de entrar, porque daría mi vida por esta organización y todos, desde los empleados hasta los dueños, me han mostrado su aprecio. Saben que nunca los defraudaría."

Jugando en tiempos agitados, mucho antes del movimiento por los derechos civiles de la década de 1960, Miñoso se enfrentó a la discriminación principalmente de otros jugadores.

"La discriminación fue definitivamente mayor en las ligas mayores," dijo. "En las Ligas Negras, eran negros contra negros, había menos diferencias entre nosotros. Cuando jugué en las grandes ligas y comencé a jugar entre gente blanca, fue mucho más difícil. Los entrenadores nunca discriminaban, pero con los jugadores fue diferente.

"Pero estoy orgulloso de que nunca fui una de esas personas que tienen altercados con cualquiera. Hubo muchas ocasiones en que recibí muchos insultos y mantuve una sonrisa en mi rostro. Algunas veces el oponente se enoja más cuando su presa se mantiene tranquilo en lugar de mostrar una reacción ante su crueldad."

Miñoso continuó acumulando elogios y reconocimientos por su juego, llegando al juego de estrellas de 1952 a 1954 y finalizando dos veces en cuarto lugar en la votación para jugador más valioso. Antes de la temporada de 1955, Ted Williams elogió el talento de bateo de Miñoso con Paul Gardner de las Estrellas del Béisbol de 1955.

Tarde o temprano, cuando hablamos de bateo, alguien me preguntará si alguna vez habrá otro bateador de .400 en las Ligas Mayores, dijo Williams. "De los llamados 'cañoneros' entre los grandes de hoy en día, en el único que puedo pensar que califique en todos los aspectos es Minnie Miñoso."

Pero los elogios no terminaron allí. En 1957, el béisbol de las Ligas Mayores comenzó a otorgar el Guante de Oro, que se otorga al mejor jardinero en cada posición. Después de salir como tercera base, a los 34 años Miñoso fue seleccionado como el mejor jardinero izquierdo defensivo.

Ganó dos Guantes de Oro más y finalizó su carrera como una estrella All-Star siete veces.

"Como tercera base, fui muy valiente, pero no tenía el mejor guante," "Llegué a las grandes ligas como tercera base, pero al principio fui un poco errático. Tenía grandes juegos, y después tenía dos juegos con muchos errores. En realidad fue un gran favor para mí, porque me volví un perfeccionista en el jardín izquierdo, aunque podía jugar cualquier posición."

En 1964, Miñoso aparentemente finalizó su carrera dividiendo la temporada entre los White Sox e Indianápolis de la Liga de la Costa del Pacífico. Sin embargo, jugó tres juego con Chicago en 1976, con un resultado de 1 por 8 como un bateador designado de 53 años. Cuatro años después, Miñoso jugó sin anotar hits en dos oportunidades al bat, haciéndolo el segundo jugador en aparecer en un juego de Ligas Mayores en cinco décadas.

Después de 17 años en las ligas mayores, Miñoso terminó, acumulando 1,963 hits, 185 jonrones y 206 bases robadas. Su OPS de .848 es mayor que el de los jugadores del Salón de la Fama Tony Gwynn y Reggie Jackson, y en el Nuevo Resumen Histórico de Béisbol de Bill James, publicado en el 2003, Minoso fue listado como el 10mo. mejor jardinero izquierdo de todos los tiempos por dicho estadístico. Aunque ha sido ignorado en gran medida por los votantes para el Salón de la Fama, con un máximo de 21.1 por ciento de las votaciones en 1988 y sin alcanzarlo en una elección especial del 2006 para las Ligas Negras.

A los 88 años de edad, Miñoso expresó sentimientos encontrados sobre el proceso que lo ha mantenido fuera de Cooperstown.

"Aunque otras personas que han comenzado antes que yo - con registros que no son tan buenos como el mío - han llegado hasta allí, no creo que se trate de cuándo comencé," dijo Miñoso. "Existen personas que nunca jugaron en las Ligas Mayores que se encuentran en el Salón de la Fama. No estoy en contra de ellos. Porque si algunos no han jugado en las Ligas Mayores y han ingresado al Salón de la Fama con base en lo que han hecho en las ligas independientes, entonces yo también he jugado en muchas ligas."