(Getty)

VALENCIA, Venezuela -- Aunque fue rescatado a salvo luego de dos días de secuestro, el pelotero venezolano de Grandes Ligas Wilson Ramos afirmó el sábado que ahora teme más que nunca por sus familiares.

"El estar a un solo paso de la muerte es algo que te cambia la vida, es algo no se puede olvidar", declaró el catcher de los Nacionales de Washington. "Nunca pensé que pasaría por algo así".

"Todavía no salgo de mi asombro, el daño psicológico es grande. Es todo muy difícil, tengo una familia que quiero, que amo, y ahora me preocupan más que nunca", agregó.

El jugador venezolano, uno de los jóvenes pilares de los Nacionales, fue liberado a las 9:58 de la noche del viernes, casi 53 horas después que fue secuestrado de la casa de sus familiares en un barrio de clase obrera ubicado a las afueras de Valencia, en el estado central de Carabobo.

En la operación de rescate fueron detenidos cuatro plagiarios "que participaron directamente en el secuestro" y otras dos personas que se encargaron de su custodia y alimentación, dijo el ministro de Interior y Justicia, Tareck El Aissami, en una rueda de prensa en Valencia en la que también participó Ramos.

Entre los seis detenidos hay una mujer.

El Aissami dijo que los investigadores estudiaron pasados secuestros en la zona en busca de pistas sobre el paradero de Ramos, de 24 años. Apuntó que la casa donde se preparaba la comida del receptor había sido vinculada con un anterior plagio.

"No me hicieron daño físico, pero psicológicamente fue un daño muy grande el que recibí, fueron muchas palabras que me decían que me quitaban el ánimo de seguir viviendo", confesó Ramos.

El Aissami explicó que durante el proceso de rescate se produjo "un nutrido intercambio de disparos" con los captores, lo que obligó a las autoridades a tomar otras medidas para resguardar la integridad física del jugador.

"En el momento que me consiguieron fue de mucho nervios para mí, muchos disparos, gracias a Dios, los muchachos (los comandos) hicieron un gran trabajo", indicó Ramos.

Señaló que cuando empezaron los disparos "estaba en la cama y me tiré directamente al piso". Añadió que "fueron como 15 minutos de disparos hasta que llegaron y me vieron en el cuarto los funcionarios".

Dijo que sus secuestradores habían estado estudiando sus movimientos desde hace algún tiempo.

"Me contaron muchas cosas que sabían de mi vida privada", indicó. "Sabían bastante de mi. Tenían muy buena información, un informante que le comunicó todo eso".

Al ser preguntado sobre ese informante, afirmó que no tenía más detalles.

Relató que cuando fue capturado, el traslado se prolongó entre cinco o seis horas, y en una ocasión cambiaron de vehículo. Al principio lo ataron de manos, pero más tarde le permitieron estar sin ataduras.

"Me metieron en un cuarto con una cama, estuve acostado allí, fue bastante duro para mí el pensar como si iba a salir vivo primero que nada, pensar de cómo estaba mi familia, mi mamá", relató. "La verdad no se quiénes eran las personas (sus captores)... simplemente me agarraron ahí tres tipos frente a mi casa, me trasladaron a otra camioneta y de allí me metieron al monte".

Dijo que los secuestradores conversaron poco con él y no se cubrieron el rostro.

"Simplemente me decían que colaborara, que iban a pedir mucho real (dinero) por mí", señaló. "Ellos solo exigían dinero para poder liberarme".

El Aissami identificó a los detenidos como Alexander Lozada, de 29 años y quien tiene antecedentes por tráfico de droga; Francisco Finamor (29 años), Alexander Josnar Jiménez (21), quien es un desertor del ejército y registra antecedentes por drogas; Anyuli Tarazona (21); además de una mujer y otro hombre que alimentaban al jugador. Todos ellos venezolanos.

Acotó que se encuentran prófugas otras cuatro personas de nacionalidad colombiana, quienes custodiaban el lugar de cautiverio. Las autoridades no descartan que más personas hayan participado en el plagio.

El Aissami dijo que uno de los colombianos sospechosos vive en la zona, y los investigadores determinaron que ese hombre planeó el secuestro, incluido el estudio de la rutina diaria de Ramos.

"Esta persona es quien da la información al grupo delictivo, que a su vez es el que comete y ejecuta la acción de secuestro", indicó.

Dijo que la investigación también señala, en parte, "a grupos paramilitares colombianos que pudiesen estar comprometidos en el secuestro".

El Aissami destacó que un factor que facilitó la investigación fue el hallazgo de una camioneta todo terreno que "fue robada para ser utilizada en el secuestro de Wilson" y en donde se recolectó evidencia que permitió rastrear a los delincuentes.

Una vez que los investigadores creyeron haber encontrado el lugar donde estaría Ramos, el presidente Hugo Chávez personalmente autorizó una misión de búsqueda aérea, en tanto equipos comandos se internaron a pie en una intrincada zona montañosa en Carabobo, dijo El Aissami.

El ministro expresó que en la operación de rescate participaron agentes de unidades elites de la policía judicial y de la guardia nacional. Los agentes caminaron por espacio de casi dos horas para llegar al lugar en donde estaba Ramos cautivo.

"Hablé con Wilson hace rato, está en su casa y en las calles de Valencia hay una fiesta", dijo Chávez durante un discurso el sábado ante cientos de partidarios.

Chávez comentó que la operación de rescate se produjo un enfrentamiento armado, pero al final fue una "operación limpia", donde no se registraron bajas.

Tras su rescate, Ramos fue trasladado a la ciudad de Valencia "con todas las medidas de seguridad correspondientes", se le practicaron "exámenes de rigor" y en la madrugada del sábado se reencontró con sus familiares, comentó El Aissami.

Directivos de Grandes Ligas dijeron que hasta donde recuerdan se trata del primer secuestro de un pelotero de las mayores y su plagio desató una lluvia de vigilias en estadios y frente a la casa de sus padres, donde encendieron velas y oraron para pedir por su liberación.

Ramos es uno de los 87 venezolanos que el 2011 jugaron en el béisbol de Grandes Ligas.

En su primera campaña completa en las mayores, bateó .267 con 15 jonrones y 52 remolcadas en 113 partidos.

El gerente general de los Nacionales de Washington, Mike Rizzo, celebró la noticia.

"Estoy feliz de anunciar que he hablado directamente con Wilson y me asegura que está sano y salvo pero con ganas de reunirse con su familia", dijo Rizzo en un comunicado. "Me pidió que agradeciese a todos los que jugaron un papel en su rescate, y todos aquellos que se mantuvieron con él y su familia en sus pensamientos y oraciones".

Ramos acababa de regresar a Venezuela después de su año de novato con los Nacionales para jugar durante la temporada de la liga venezolana con los Tigres de Aragua.

"Apenas me sienta bien voy a empezar a jugar y seguir dando la cara por el país en el béisbol", afirmó el pelotero, quien mencionó que una vez más está disfrutando de pasar tiempo con su familia. Añadió que tenía previsto comenzar a entrenarse el lunes para debutar con los Tigres el miércoles.

Expresó que no tiene planes de viajar a Washington por ahora.