(AP)

SEATTLE -- Cuando salió a la luz pública el informe de que los Marineros estaban en negociaciones para enviar al serpentinero dominicano Michael Pineda a los Yankees por el cotizado receptor venezolano Jesús Montero, la reacción inmediata fue la siguiente: "¿Cómo dejan ir los Marineros un brazo de tanta promesa?"

El pitcheo de alto calibre sigue siendo una alta prioridad para la mayoría de los equipos y Pineda sobresalió la temporada pasada, especialmente en una brillante primera mitad en la que dominó al Joven Circuito y se ganó una convocación al Juego de Estrellas.

Sin embargo, Seattle tiene una buena cantidad de pitcheo joven lista para ascender. Es suficiente para que el gerente general Jack Zduriencik obviamente se sintiera bastante cómodo para incluir a Pineda como ficha con el fin de adquirir la ofensiva que necesitaban--el poder del Montero--en un intercambio de talentosos peloteros de 22 años.

El acuerdo aún no se ha concretado y no sería anunciado oficialmente hasta que ambos jugadores pasen sus exámenes físicos. Eso puede tomar algo de tiempo, ya que Montero se encontraba en Venezuela y Pineda en la República Domincana cuando salió la noticia del canje.

La transacción también enviaría al dominicano Héctor Noesí a Seattle, con el también prospecto venezolano José Campos pasando a Nueva York.

Noesí, de 24 años, tampoco se puede subestimar en este cambio. Se trata de un posible candidato para la rotación de los Marineros. El derecho tuvo 3-3 con 2.70 de efectividad en 10 aperturas por los Tigres del Licey de la liga invernal dominicana. Con los Yankees el año pasado lanzó principalmente como relevista, pero abrió dos encuentros por los Mulos y se destacó durante su ascenso por Ligas Menores.

El diestro encajaría bien en la mezcla de talentosos jóvenes de la organización de Seattle, grupo encabezado por el venezolano Félix Hernández, quien todavía tiene apenas 25 años. La rotación de los Marineros volverá a contar con Jason Vargas y dos novatos, Blake Beavan y Charlie Furbush. También se ha agregado al japonés Hisashi Iwakuma, quien firmó como agente libre.

Los Marineros pensarían darle la oportunidad a otros tres valiosos prospectos -- el nicaragüense Erasmo Ramírez, de 21 años; James Paxton, de 23 años; y Taijuan Walker de 19 años.

Ramírez, quien a pesar de su edad tiene la mayor experiencia de los tres en liga menor, el año pasado hizo el salto de Doble-A a Triple-A y registró un total de 10-8 con 4.82 de efectividad. Luego continuó su éxito en la liga invernal venezolana, fijando marca de 2-1 y un promedio de carreras limpias de 1.48 en seis aperturas.

Pineda era el más avanzado del grupo, al lanzar una temporada completa como novato en las Grandes Liga. Exhibió un dominante repertorio. En las menores lucía como un hombre entre niños y en las mayores encontró su lugar, incluso a los 22 años.

No cabe duda de que Zduriencik tuvo que sudar para tomar esta decisión de completar el cambio al tener en cuenta el potencial de Pineda. Pero para adquirir calidad hay que ceder calidad, y con Montero los Marineros agregaron a uno de los mejores toleteros jóvenes.

Resolvieron una debilidad con una de sus fortalezas, adquiriendo un cañonero derecho que tendrán bajo control por seis años. Emplearon un brazo de alto calibre para traer un bate de gran poder. Y por eso en un equipo con bastante pitcheo que ha ocupado el último lugar de la Liga Americana en carreras anotadas en tres temporadas consecutivas, y donde Hernández y Pineda tuvieron un total de solamente 23-24 a pesar de su excelente temporada, este canje también tiene sentido.