(www.lvbp.com)

CARACAS -- Los Tiburones de La Guaira no habían podido sacar su potencial ofensivo durante los tres primeros juegos de la final del béisbol profesional venezolano, pero el viernes lo hicieron para igualar la serie al vencer 9-1 a los Tigres de Aragua.

Los Tiburones fueron produciendo de a poco en el cuarto juego de la final, hasta terminar de dar el golpe de gracia ante el pitcheo de los Tigres, que los había amarrado hasta ahora.

Rainer Olmedo abrió la cuenta por La Guaira al ligar un doble con las bases llenas en el segundo inning, para impulsar dos anotaciones y colocar el encuentro 2-0.

En el cuarto inning le tocó el turno a Gregor Blanco, quien con tres compañeros en las almohadillas, ligó un doble hacia el bosque derecho para remolcar dos carreras más y ampliar la ventaja de los Tiburones a 4-0.

La Guaira terminó de abrir el juego en el sexto capítulo, cuando el receptor y mejor bateador del equipo en esta fase, Héctor Sánchez, conectó un cuadrangular por el jardín central, con el que fletó tres carreras para colocar el marcador 9-0.

"Las cosas volvieron a su estatus. Esto es lo que somos nosotros, los Tiburones, un equipo con una buena ofensiva y con un buen pitcheo", dijo Sánchez, quien terminó el encuentro de 2-1, con tres impulsadas y dos anotadas.

Blanco expresó la importancia de haber logrado una victoria que asegura que la final acabará en Maracay, casa de los Tigres.

"Teníamos que ganar, lo sabíamos y por eso salimos a jugar con todo. Ahora estamos iguales, estamos en cero y sólo hay que ganar dos juegos más", dijo Blanco, quien bateó de 5-2.

La producción ofensiva de los Tiburones, que con nueve carreras en este juego superaron las siete que habían fabricado en total en los tres primeros de la serie, respaldó el buen trabajo monticular del abridor Tyson Brummett (1-0).

El lanzador estadounidense trabajó siete innings en blanco, en los que sólo aceptó cinco hits, ponchó a seis hombres y dio una base por bolas. Fue el ganador del encuentro.

La labor de Brummett también sirvió para darle descanso al bullpen del equipo.

"Tirar strike y ponerme adelante en la cuenta con las bateadores fue la clave para este juego. El respaldo de mis compañeros me hizo trabajar con más confianza", dijo Brummett.

Los Tigres rompieron la blanqueada en el octavo inning con un jonrón de Jorge Cortés ante el relevista de los Tiburones, Anthony Ortega.

El abridor de Aragua Yohan Pino (0-1) cargó con la derrota al aceptar dos carreras en dos innings y dos tercios de actuación.

Tigres y Tiburones se volverán a enfrentar el sábado en el quinto juego, nuevamente en el estadio Universitario de Caracas.