(AP)

Repasar la historia siempre es refrescante.

Hace más de un cuarto de siglo, los Mets de Nueva York tenían una disyuntiva con respecto a Dwight Gooden y Darryl Strawberry, un par de promisorios prospectos que no podían fallar.

El mánager de esos Mets era Davey Johnson, quien ahora se encuentra con una situación similar con dos jugadores con la etiqueta de prodigios.

Como en su momento lo fueron Gooden y Strawberry en Nueva York, Stephen Strasburg y Bryce Harper representan el futuro de los Nacionales de Washington.

Strasburg tiene 23 años y lanzó por primera vez en las mayores en junio de 2010, uno de los debuts más publicitados en la historia reciente.

Pero luego de establecer el récord de más ponches (32) para un lanzador en sus tres primeras aperturas, el derecho se lesionó el codo y tuvo que someterse a la cirugía Tommy John. Ahora, en 2012, su misión es encabezar una rotación reforzada con las adquisiciones de Gio González y Edwin Jackson.

Harper es un jardinero de 19 años que fue la primera selección del draft de 2010, la segunda vez consecutiva que Washington tuvo el turno inicial.

¿Tendrán prisa los Nacionales en subirlo al equipo grande o lo dejarán en las menores para que siga su aprendizaje?

Harper prefiere jugar en las mayores ahora mismo y Johnson es su mejor aliado en ese sentido.

A sus 69 años, Johnson es el más longevo de los 30 pilotos en las Grandes Ligas y ha demostrado que tiene el olfato para detectar cuándo un joven talentoso debe entrar al ruedo.

Ahí está el ejemplo de la temporada de 1984. Gooden tenía 19 años y su experiencia se limitaba a Clase A. Pero Johnson convenció a los Mets de ponerle en la nómina principal. Gooden se consagró como el Novato del Año de la Liga Nacional en una campaña en la que recetó 276 ponches.

"Si puede cumplir con el trabajo, que así sea", dijo Johnson sobre Harper. "¿Acaso me importó que Dwight Gooden tenía 18 años cuando le pedí a los Mets que lo subieran? Sabía que podía lanzar. Esto es cuestión de demostrar que puedes hacerlo o no".

Avalado con un promedio de .297, 17 jonrones y 58 remolcadas en 109 juegos en Doble A, Harper ha asumido el reto de alcanzar las mayores lo más pronto posible.

"Es fundamental tener al mánager de tu lado", dijo Harper. "Estoy verdaderamente entusiasmado con poder jugar. He venido a fajarme trabajando, voy a callarme y me dedicaré a jugar".

Harper no quiere distracciones y cerró su cuenta en Twitter.

Lo que se decida con Harper puede incidir en la conformación de la alineación titular. Jayson Werth tendría que pasar al jardín central para que el prodigio juegue en el derecho.

------

EL SIGUIENTE PASO

En 2011 lograron poner fin a una larga racha de temporadas como sotaneros en el Este de la Liga Nacional al terminar con marca de 80-81. Lo siguiente sería el primer balance positivo de victorias y derrotas desde que la franquicia se mudó de Montreal a la capital federal.

Pueden darse el lujo de esperar un poco más por Harper al contar con una tanda de bateadores que debe ser más productiva con el tercera base Ryan Zimmerman y el inicialista Adam LaRoche recuperados de las lesiones que les limitaron el año pasado.

También necesitan que Werth justifique la inversión de 126 millones de dólares, luego que bateó para .232 y un OPS que se desplomó de .921 a .718 en el primer año de su contrato de siete campañas.

Sume la presencia de los bates del jardinero izquierdo Michael Morse (31 jonrones, 95 remolcadas), el intermedista Danny Espinosa (21 jonrones) y el receptor Wilson Ramos (52 remolcadas en 435 turnos), y los Nacionales pueden presumir de una ofensiva con bastante poder del segundo turno hasta al octavo. Rick Ankiel es la otra opción en los jardines, cubriendo el central.

¿Un punto débil? El torpedero Ian Desmond comenzará la campaña como primer bate, pero estará bajo la lupa. Su promedio de embasado fue de .298, muy flojo para la tarea. Asimismo, debe mejorar su defensa (57 errores en las últimas dos campañas), así que se habla que Espinosa ocupe su puesto.

------

UN POCO DE MEJOR SUERTE

Algo que se ha hecho costumbre con los Nacionales es que las cosas les salgan al revés. La lista es extensa:

1. La lesión de Strasburg tras lanzar 68 innings.

2. Con el equipo rozando la marca de .500, el mánager Jim Riggleman renunció a mitad de campaña al no recibir señales de una renovación de contrato.

3. Se contrata a LaRoche por dos años y 16 millones, tras promediar 30 jonrones en las cinco temporadas anteriores, y el inicialista se lesiona, actuando en 43 juegos con tres jonrones.

------

EL PITCHEO PROMETE Y BASTANTE

González era el as de la rotación de los Atléticos de Oakland, con al menos 30 aperturas en las últimas dos campañas. Tras llegar en un canje, el zurdo de 26 años pasa a ser el número tres detrás de los derechos Strasburg y Jordan Zimmermann (25 años). La otra novedad es el derecho Edwin Jackson (28), un veterano que va para su séptimo equipo y que se ganó un anillo de campeón de la Serie Mundial con San Luis la pasada temporada. Chien-Ming Wang, con 32 años, es el mayor de los cinco. El derecho taiwanés reapareció en julio, dos años después de una operación en el hombro.

El bullpen cuenta con Drew Storen (43 rescates) como cerrador. Tyler Clippard (1.83 de efectividad) fue seleccionado al Juego de Estrellas y tendrá a Brad Lidge, ex taponero de los Filis de Filadelfia, como colega en el relevo corto.

Si todo marcha sin contratiempos, Washington tiene los ingredientes necesarios para retar el reinado de cinco años de los Filis en la división.