(AP)

Winston Churchill solía decir que prefería ser optimista, que el pesimismo no tiene nada de útil.

El manager de los Indios de Cleveland hace bien en seguir los consejos del primer ministro de Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

"Estamos enfocados en ganar. Cuando estás en medio de un proceso de reconstrucción, es algo que se ve año tras año. Tenemos el talento. No fue una casualidad el haber estado tanto tiempo en el primer lugar el año pasado", dijo Manny Acta, el dominicano quien entra a su tercera campaña como piloto de los Indios.

En el sentido práctico, Acta está en lo correcto. De equipo señalado para andar en el sótano, Cleveland fue la grata sorpresa en la primera mitad de 2011, al marcar el paso en la división Central de la Liga Americana.

Todo iba por buen curso hasta que una catarata de lesiones en la recta final noqueó a los Indios, que no pudieron contener la fulminante reacción de los Tigres de Detroit.

Terminaron a 15 juegos de los eventuales campeones de la división y con 80-82 encadenaron su tercer año seguido con un récord debajo de .500.

Pero lo cierto es que los Indios sacaron provecho de un calendario benévolo en las primeras semanas, al medirse con una competencia floja (Reales y Orioles).

Obviamente, para 2012, esperan poder repetir un arranque así y tener la capacidad de evitar un desplome en el último mes y medio.

El problema es que el margen de error de los Indios, algo habitual en equipos con limitaciones de presupuesto, es demasiado pequeño. Cualquier inconveniente puede resultar desastroso.

Considere la enésima lesión de su jardinero Grady Sizemore (apenas con 210 juegos en los últimos tres años) justo al comenzar los entrenamientos de primavera, por lo que no podrán contar con sus servicios durante dos meses mientras se recupera de una operación en la espalda.

Esto les obliga a utilizar a Michael Brantley como reemplazo en el bosque central. ¿Y quién reemplaza a Brantley en el jardín izquierdo? Los Indios tienen un carrusel de opciones como Shelly Duncan, Félix Pie, Ezequiel Carrera, Aaron Cunningham y Ryan Spilborghs.

Duncan, quien disparó siete jonrones con 23 remolcadas en septiembre, parece ser el indicado debido a que Acta busca un bate derecho dentro de una alineación en la que predominan los zurdos.

Urgidos por conseguir un bate fuerte en la parte medular, trataron de adquirir a Carlos Beltrán. Pero el jardinero puertorriqueño hizo caso omiso del interés de Cleveland, al optar por San Francisco en la fecha límite de cambios el año pasado, y luego por San Luis cuando se declaró agente libre en el receso.

El bullpen fue el quinto mejor de la Americana con 3.71 de efectividad y su cerrador Chris Pérez quedó cuarto en rescates con 36, pero el derecho se lastimó un músculo oblicuo en su primera sesión de bullpen de la pretemporada y quedó fuera al menos por un mes.

Tenían todo arreglado en su rotación de abridores con Ubaldo Jiménez, Justin Masterson, Derek Lowe, Josh Tomlin y Fausto Carmona, hasta que éste último se vio involucrado en un escándalo de falsa identidad.

El verdadero nombre de Carmona es Roberto Hernández, no puede salir de la República Dominicana y fue colocado en la lista restringida. Para cubrir su ausencia trajeron a Kevin Slowey, quien viene de una campaña con marca de 0-8 y 6.67 de efectividad con los Mellizos.

En cambio, fíjense cómo los Tigres respondieron a la calamidad de la lesión de su designado Víctor Martínez. Prince Fielder estaba disponible en la agencia libre y le dieron 214 millones por nueve años, oferta que el inicialista aceptó gustosamente.

Los Indios necesitan que todo, pero todo, les salga con precisión, como que Jiménez sea el pitcher dominante de 2010, y no el que dio marcha atrás en 2011. Que Lowe, a sus 38 años, aún tenga algo extra en su brazo. Que Masterson lance al mismo nivel en ambas mitades de una campaña (2.64 antes del Juego de Estrellas, 3.95 después).

También precisan anotar más carreras, luego de tener la sexta menor cantidad en la Americana el año pasado, algo obvio cuando sus cuatro principales bateadores --el jardinero derecho Shin-Soo Choo, el designado Travis Hafner, Sizemore y Asdrúbal Cabrera-- sólo pudieron coincidir juntos en la alineación en apenas 17 juegos.

El venezolano Cabrera fue por lejos el mejor jugador en 2011 al liderar el equipo en hits (165), carreras remolcadas (92) y bases robadas (17). Sus 25 jonrones batieron la marca de la franquicia para un torpedero. También pueden contar con el poder de su receptor dominicano Carlos Santana, el cuarto bate que lideró al equipo con 27 jonrones. Es posible que Santana pueda ver más acción en la inicial en juegos contra lanzadores zurdos debido a las limitaciones de Casey Kotchman.

Será el segundo año de sus prospectos Lonnie Chisenhall y Jason Kipnis, en la antesala e intermedia, respectivamente, confiando que ambos podrán consolidarse.

Así están los Indios, sin otro remedio que dar batalla con lo que tienen a disposición.