(AP)

Tienen abridores de sobra, con un pitcher japonés que promete ser un prodigio. El ataque permanece intacto. Hay que admirar a estos Rangers de Texas. Los bicampeones vigentes de la Liga Americana se han convertido en una franquicia modelo.

En el pasado reciente, los Rangers solían comenzar sus temporadas tras haber quedado en el último lugar e improvisaban con su rotación abridora.

Ahora, el equipo ni se inmutó cuando su as C.J. Wilson decidió firmar como agente libre con un rival directo en su división, que al mismo tiempo adquirió al bateador más temido de las Grandes Ligas.

Con un nuevo contrato de televisión que le permite tener acceso a más ingresos y llenando su estadio The Ballpark, los Rangers se gastaron 107 millones de dólares para importar a Yu Darvish, el pitcher más renombrado del béisbol japonés.

También se pueden dar el lujo de contar con cuatro pitchers que en la pasada campaña ganaron por lo menos 13 juegos, así como decidir que llegó el momento para que Neftalí Féliz asuma las funciones de abridor.

Ron Washington es un manager que tiene la fortuna de contar con algo que no se da con frecuencia: los Rangers tienen hasta siete opciones para abridores.

Texas es un equipo que goza de saludables finanzas y que, bajo la tutela del gerente Jon Daniels, tiene una estructura para competir año tras año.

Pero su reto es saber reaccionar a la amargura de los últimos dos partidos de la Serie Mundial que perdió ante San Luis en octubre pasado.

En el sexto juego estuvieron dos veces a ley de un strike de conquistar su primer campeonato hasta que cayeron en 11 innings. Tampoco pudieron aprovechar una ventaja madrugadora 2-0 en el séptimo juego, en el que acabaron sucumbiendo por 6-2.

"Por más duro que fue lo del año pasado, tenemos que voltear la página. No es fácil olvidarse. Pero yo lo hice. Y me tomó bastante tiempo", dice el tercera base Adrián Beltré.

El otro desafío es responderle a los Angelinos de Los Angeles, que se han planteado poner fin al reinado de dos años de Texas en la división Oeste.

Los Angelinos se reforzaron con Albert Pujols, el artillero que torturó a los Rangers al conectarles tres jonrones en el tercer juego de la Serie Mundial.

Pero los Rangers se ven mejores: "Este es el equipo más fuerte que hemos tenido", pregona su presidente Nolan Ryan.

La gran apuesta ha sido el derecho Darvish (93-38 y 1.99 de efectividad las últimas siete campañas en la Liga del Pacífico), que se incorpora a una rotación que ya incluía a Colby Lewis (14-10, 4.40), Derek Holland (16-5, 3.95), Matt Harrison (14-9, 3.39) y el dominicano Féliz. Si hay algún contratiempo, Washington puede recurrir al dominicano Alexi Ogando (13-8, 3.51) o a Scott Feldman (ganó 17 juegos en 2009).

Tanto Darvish (25 años) como Féliz (23) probarán ser abridores por primera vez en las mayores.

Si bien trae su experiencia en Japón, Darvish tiene que ajustarse a un nuevo entorno y al rigor de lanzar en el calor de Texas.

Féliz, por haber sido cerrado las últimas dos campañas, prácticamente tiraba una lanzamiento: su recta humeante. Ahora deberá soltar con regularidad el slider y los cambios de velocidad.

Para tapar el puesto dejado por Féliz en el bullpen, los Rangers trajeron de Minnesota a Joe Nathan (261 salvados de por vida), acompañado por Ogando y Mike Adams como preparadores.

Ryan destaca la juventud de la rotación (Lewis es el más veterano con 32 años) y el núcleo fuerte del equipo (Josh Hamilton, Nelson Cruz, Ian Kinsler, Elvis Andrus y Mike Napoli) se encuentra en el pico de sus carreras.

"Si uno quiere ponerse a analizar nuestro equipo, el aspecto que nos permite estar por encima de otros se encuentra en el cuerpo de lanzadores, y principalmente con nuestros abridores, debido a la juventud", sostiene Ryan.

Ryan también recuerda que salieron campeones de división el año pasado, pese a lesiones de jugadores clave durante la campaña regular, como fue el caso de Hamilton y Cruz.

"Si podemos reducir la cantidad de juegos que ellos estuvieron en la lista de lesiones, eso nos permite aumentar nuestras oportunidades de ser mejores", dice Ryan.

Los Rangers acaban de evitar el arbitraje salarial tras pactar nuevos acuerdos en las últimas semanas con el torpedero venezolano Andrus, el jardinero derecho dominicano Cruz y el receptor Napoli. Es posible que el intermedista Kinsler sea el próximo en la lista de renovaciones.

Pero no exista la mismma internacional con Hamilton, el más valioso de la liga en 2010, que sufrió una nueva recaída con sus problemas de alcoholismo, posponiendo las tentativas para un ampliación de su contrato.

Hamilton pasa este año al jardín izquierdo para que Craig Gentry se encargue del central. El designado Michael Young y el inicialista Mitch Moreland completan la alineación titular.

Con Washington como piloto, los Rangers no han parado de mejorar su cantidad de victorias desde 2007 (75, 79, 87, 90 y el récord de 96 en la pasada campaña).

Pero les falta ese esquivo título de la Serie Mundial, uno que tuvieron al alcance de la mano.

"Este es 2012. Sabemos lo que ocurrió en 2011 y aprenderemos de esa lección, pero no vamos a a obsesionarnos con eso", afirmó Washington.