(AP)

VIERA, Florida - El prospecto de lujo ha sido enviado a ligas menores para su primera probadita de Triple-A.

Para los Nacionales de Washington, era la única decisión razonable que podían tomar con respecto a Bryce Harper. Se espera sin duda que Harper se una y ayude a este equipo en el 2012, pero llegado ese momento, no se le puede considerar más que un jugador de reparto, una inyección de energía a mediados de la campaña.

Para que los Nacionales verdaderamente sean considerados contendientes en el Este de la Liga Nacional, necesitan un roster en el cual un prospecto como Harper, de 19 años de edad, sea un toque final y no una pieza central. Y la buena noticia de esta pretemporada es que los capitalinos han progresado mucho con su núcleo de jugadores.

"Tenemos mucho trabajo por hacer", dijo Ryan Zimmerman, quien hace poco renovó con Washington por seis años y US$100 millones. "Pero de donde estábamos hace tres, cuatro años, es el día y la noche".

Si alguien puede ofrecer perspectiva acerca de dónde estaban los Nacionales y dónde están ahora, es Brad Lidge, quien hizo el último lanzamiento de la Serie Mundial del 2008 por los campeones Filis de Filadelfia. El relevista veterano ahora asegura que este club de Washington "probablemente sea el equipo más talentoso del que he sido parte y he sido parte de grandes equipos".

Aún así, sus palabras vienen con una advertencia.

"El talento", dijo Lidge, "no necesariamente da resultados durante la temporada. Se trata de lo que yo percibo como la posibilidad de tener un equipo increíble aquí por muchos años. ¿Cuántas victorias nos dará este año? No lo sé. Pero el talento no se puede negar".

¿Qué ha visto Lidge que le ha dado alas a semejantes expectativas?

"Cuando observo las prácticas de bateo y cómo los muchachos le están dando a la bola con tanta fuerza", dijo. "Tenemos a cuatro muchachos en la rotación que están entre los lanzadores que más duro tiran en toda Grandes Ligas. Tenemos un bullpen que, en mi opinión, tiene tanto talento como cualquier otra. No sé si éste va a ser el año o no, pero este equipo va a estar en los playoffs por mucho tiempo. Veo cómo los muchachos hacen lo suyo todos los días y me gustan las posibilidades para el futuro".

La fanaticada de los Nacionales está acostumbrada a la idea de que "el futuro" sea la solución a los problemas de su equipo. La franquicia, desde que se mudó de Montreal, sólo ha terminado en .500 una temporada, su primera campaña en la capital. El año pasaron tuvieron una de sus mejores temporadas desde entonces al terminar con marca de 80-81.

Muchos evaluadores de la industria están de acuerdo con Lidge, quizás por el simple hecho de que dos de las primeras selecciones del Draft más codiciados de los últimos años - Harper y Stephen Strasburg - son propiedad de los Nacionales y bloques amplios con los cuales construir. Y la extensión de Zimmerman les garantiza estabilidad en cuanto a la producción y el liderazgo se refiere.

Pero lo que interesa ahora es el 2012 y las dudas de que un equipo de Washington que sólo tendrá una probadita de Harper y quizás sólo cuente con 150 a 160 entradas de Strasburg en su regreso de la cirugía Tommy John puede ganar entre ocho y 10 juegos más que el año pasado para aspirar al menos a un Comodín.

Como dijo Lidge, la rotación está repleta de brazos capaces. Jordan Zimmerman, Edwin Jackson y, por supuesto, Strasburg, son brazos con poder y, si Gio González logra estabilizar su comando y su control, puede ser un zurdo élite. La profundidad de la rotación recibió un duro golpe cuando Chien-Ming Wang, quien había estado lanzando bien, se lastimó la corva hace poco, pero John Lannan, quien hubiese sido un candidato para un canje de no ser por la lesión de Wang, puede abarcar muchas entradas. O quizás el club convoca a Ross Detwiler y sigue explora opciones para cambiar a Lannan.

La rotación cuenta con el respaldo de un bullpen que tuvo el quinto mejor promedio de carreras limpias en relevo en Grandes Ligas en el 2011, con Drew Storen y Tyler Clipper formando un dúo joven e impactante de cerrador y preparador de mesa y Lidge, quien ponchó a 10.7 bateadores por cada en nueve entradas el año pasado tras regresar de una cirugía del codo.

Las interrogantes de más peso son las que rodean al lineup. Los Nacionales terminaron en el 12do lugar entre los 16 equipos del Viejo Circuito en carreras anotadas el año pasado con 624. En lugar de reforzar su ofensiva con Prince Fielder (cuyo acuerdo de nueve años con Detroit fue demasiado largo para su gusto, comprensiblemente), Washington se enfocó en prevenir carreras que en producirlas.

Sin Fielder en sus filas, ahora los Nacionales esperan que Zimmerman y Adam LaRoche, quienes disputaron un total combinado de 144 partidos el año pasado, jueguen toda la temporada, que la horrenda campaña de Jayson Werth en el 2011 resulte ser algo pasajero, que el increíble desempeño de Mike Morse no haya sido una coincidencia y que la llegada de Harper a mediados de la temporada les dé una chispa, preferiblemente en el jardín central.

Entre los factores claves de la ofensiva están el campocorto Ian Desmond y el intermedista Danny Espinosa.

Se espera que Desmond sea el primer bate del equipo, lo cual hace relucir aun más su promedio de por vida de .262 y porcentaje de embasarse de .304. Los Nacionales necesitan que sea mucho más consistente en su tercera campaña en la Gran Carpa. Y, el descenso de Espinosa en la segunda mitad (promedio de .227) tras una primera mitad sólida (16 jonrones y 52 remolcadas en 92 juegos) en el 2011 tiene que resultar una anomalía. El prospecto Stephen Lombardozzi representa un "seguro" para el cuadro interior, mientras que Mark DeRosa ocupará el rol de utility veterano.

"Si (Desmond y Espinosa) dan el próximo paso, desde un punto de vista ofensivo, nuestro lineup será muy, muy peligroso", dijo DeRosa.

Los Nacionales forman parte de una división peligrosa y que está constantemente evolucionando aun aquí en los entrenamientos. Chase Utley no estará listo para comenzar la temporada, lo cual representa otro golpe para la ofensiva de Filadelfia que estará sin Ryan Howard por un mes y probablemente más. Los Bravos tienen muchas interrogantes con respecto a su rotación y los Marlins podrían ser competitivos o combustibles.

Falta ver dónde encajan los Nacionales en todo esto, pero con dos equipos calificando al Comodín en cada liga ahora, una rotación de primera categoría y Harper en espera, todo luce posible ahora mismo.

"Este equipo es muy joven", dijo Lidge. "y van a haber errores de jóvenes. Pero con esa fuerza motriz que te da hambre y deseos de ganar, esos errores desaparecen con el tiempo. No sé si será este año o no, pero este equipo va a estar en la pelea por los playoffs por largo rato".