Ya nadie se atreve a subestimar a los Rays de Tampa Bay con el cuento de que tienen una de las nóminas más modestas en las mayores.

No necesitan un presupuesto abultado cuando se pueden fiar de una de las más talentosas rotaciones de abridores, en la que ninguno de sus cinco integrantes pasa de los 30 años y que en la pasada temporada contribuyó con más de 1.000 innings lanzados.

Los Rays han ganado la división que es considerada como la más fuerte de las Grandes Ligas en 2008 y 2010, llevándose por delante a las potentes divisas de los Yanquis y los Medias Rojas.

Llevan tres intervenciones de postemporada en los últimos cuatro años y promedian 90 victorias en ese lapso.

Y lo del año pasado fue sencillamente monumental, inicialmente al recuperarse de un desastroso arranque de temporada y luego con una extraordinaria remontada de nueve juegos en el último mes al aprovechar el colapso de Boston para atrapar el wild card de la Liga Americana en la jornada final de la campaña regular.

Repetir en la postemporada es algo a lo que se han acostumbrado, sin importar que sus rivales de división les superen sideralmente en cuanto al presupuesto de salarios y luminarias.

El equipo del manager Joe Maddon simplemente se ha cansado de demostrar que sabe pelearle de igual a los pesos pesados.

Y ahora están convencidos que tienen todos los atributos para seguir en lo más alto: el magnífico pitcheo abridor con David Price y James Shields a la cabeza, la mejor defensa en las mayores durante 2011 y un ataque que añadió bateadores de poder en Carlos Peña y Luke Scott.

Y los Rays han empezado a gastar más al estimarse que su inversión de este año subirá de los 44 millones de dólares a los 65.

------

UN ROTACION 100% DE LOS RAYS

Todo parte con su quinteto de abridores que en la pasada campaña lideró la Americana con su promedio de efectividad de 3.53. Todos surgieron en el seno de la organización.

Y a cada rato sale un nuevo portento. El que está llamado a ser el futuro astro se llama Matt Moore, el lanzador prospecto más cotizado del momento.

Moore es un zurdo de 22 años que encandiló en su debut en septiembre al permitir cuatro carreras limpias y propinar 23 ponches en algo más de 19 innings. Lo más notable se dio cuando Maddon optó por asignarle la tarea de abrir el primer juego de la serie de división contra los Rangers de Texas, en lugar de los establecidos Wade Davis y Jeff Niemann.

En apenas su segunda apertura en las mayores, Moore lanzó una joya de dos hits para la victoria. Los Rays, sin embargo, perdieron los siguientes tres partidos.

Shields (tercero en la votación del Cy Young con cuatro blanqueadas), Price (su efectividad subió de 2.72 a 3.48, pero elevó su cuenta de ponches e innings) y Jeremy Hellickson (ganador del Novato del Año) ocuparán las tres primeras plazas.

Niemann y Moore estarán en la parte de atrás. Davis es una garantía en el caso de bajas por lesión. También tienen haciendo cola a Alex Cobb y al venezolano Alex Torres.

Al gerente general Andrew Friedman no parece incomodarle el tener un superávit. Un abridor de más, según su criterio, nunca está de sobra y más adelante les puede servir para cubrir otras necesidades mediante un canje.

"Hay que fijarse que a lo largo de una campaña de 162 juegos, nuestro equipo ha usado un mínimo de siete abridores desde 2008. Y hubo un año en el empleamos a nueve abridores", pregona.

Los Rays son de la filosofía de no comprometerse con contratos a largo plazo con sus relevistas, lo que provoca constantes cambios. Un ejemplo fue el año pasado cuando debieron hacer un remozamiento total, pero salieron bien librados tras contratar a Kyle Farnsworth y al dominicano Joel Peralta.

------

UNA OFENSIVA CON MAS PODER

La ofensiva gira en torno a su tercera base Evan Longoria (31 jonrones y 99 remolcadas), rodeado por los jardineros B.J. Upton (central), Matt Joyce (derecho) y Desmond Jennings (izquierdo), y el intermedista Ben Zobrist.

Se trata de un grupo que Maddon suele elogiar como disciplinado y con los pies plantados en la tierra.

De Upton (23 jonrones y 36 robos) arreciarán los rumores sobre un canje al acercarse la agencia libre, pero los Rays se entusiasman con el futuro de Jennings, señalado para ser el primero en el orden ofensivo. Jennings bateó sobre .300 tras debutar a fines de julio, pero aflojó en septiembre con .160.

Hay un cambio conceptual en el ataque, sacrificando los números de promedio que Casey Kotchman (líder de bateo con .306) y Johnny Damon aportaban, para dar paso a artilleros capaces de pegar más jonrones (los Rays fueron últimos en ese renglón en su división).v El dominicano Peña vuelve para encargarse de la inicial tras pasar un año con los Cachorros, mientras que Scott llega procedente de Baltimore para ser el designado.

Entre Kotchman y Damon se acumularon 26 jonrones, dos menos que los que el dominicano Peña disparó con los Cachorros. Peña es también el líder histórico de cuadrangulares de los Rays (144 en cuatro años), pero vale recordar que es un bateador con elevadas cuentas de ponches y cuyo promedio no ha pasado por encima de .250 desde 2008.

Scott, quien se perdió casi todo 2011 por dolencias en el hombro, conectó al menos 23 vuelacercas en cada una de sus tres campañas anteriores con los Orioles.

Los puntos débiles están en el campocorto y la receptoría, en los que la defensa prima sobre el ataque.

Sean Rodríguez y Reid Brignac, ninguno con grandes números ofensivos, apuntan a alternarse como torpedero.

El puertorriqueño José Molina, quien en junio cumple 37 años y es un eterno suplente en su carrera (sólo una vez en 12 temporadas superó los 78 juegos), tendrá la mayor responsabilidad detrás del plato. Los venezolanos José Lobaton y Robinson Chirinos podrían recibir oportunidades.

------

EL IMPACTO DE MADDON

Esta será la séptima temporada de Maddon como manager de los Rays, que antes de su llegada eran el hazmerreír de la liga. Su efecto en el despegue de la franquicia no pasa inadvertido, y es un piloto admirado por su dotes como motivador, inteligencia y alegre personalidad.

Durante el invierno, firmó una renovación de contrato de 6 millones de dólares por tres años, que lo ataría con el club hasta 2015.

Maddon es el más complacido que los Rays ahora sean un equipo al cual se le toma con seriedad, que su nombre suene en el pelotón de favoritos.

"Me gusta la idea de que las expectativas son algo más altas. Me gusta que la gente nos mencione en las discusiones. Quiero que eso le guste también a mis jugadores", dijo Maddon. "Este es el tipo de situación que uno desea estar todos los años. Uno busca que se te mencionen en esa clase de conversación".