(AP)

NUEVA YORK -- Albert Pujols le dio a los Rangers de Texas en octubre pasado un adelanto de lo que pueden esperar 18 veces en esta temporada, ahora que los Angelinos de Los Angeles invirtieron una fortuna para que juegue en el sur de California.

Prince Fielder también ha traído su temido bate a la Americana. Los Tigres de Detroit quieren un campeonato y le ofrecieron otro botín de dinero.

Si incluye lo que gastaron los Angelinos para quitarle el pitcher C.J. Wilson a Texas, Los Angeles y Detroit se combinaron para gastarse más 500 millones de dólares para intentar poner fin al reinado de dos años de los Rangers como campeones de la liga.

Y no se puede obviar a los demás en un agitado circuito.

Los Yanquis de Nueva York, campeones del Este, rearmaron su rotación con las incorporaciones de Hiroki Kuroda y Michael Pineda, además del retorno de Andy Pettitte. Los Medias Rojas de Boston tienen al provocador Bobby Valentine como nuevo manager en busca de olvidar el desastre que fue su histórica derrumbe el pasado septiembre.

Mientras "Moneyball" tuvo más éxito en las salas de cine que la concurrencia en el Coliseo de Oakland, los Atléticos le apuestan a Yoenis Céspedes, el desertor cubano con un popular video en YouTube.

"La Liga Americana se ha vuelto realmente competitiva", comentó el manager de los Rangers Ron Washington. "Siente que tenemos que pelear con todos".

No es fácil ser el primer equipo que repite la conquista del banderín desde los Yanquis en de 1998-2001. El presidente de los Rangers Nolan Ryan no cederá nada sin pelear, algo que el nuevo manager de los Medias Blancas Robin Ventura conoce desde el tiempo que ambos eran jugadores.

Ryan desembolsó 107 millones de dólares por el japonés Yu Darvish, quien llega a Estados Unidos con una llamativa efectividad de 1.99 en sus últimas siete temporadas en el béisbol japonés, en busca del esquivo campeonato de la Serie Mundial que a los Rangers se les ha escapado en los últimos dos años.

"Nuestra liga siempre ha sido dura, pero estoy seguro que deben estar entusiasmados en Anaheim por tener a Albert y C.J., creo que me parece fabuloso que Prince esté en Detroit, ya que imagino que todos debe recordarle con su padre, acompañándole por todas partes en Detroit. Esos dos equipos ya eran fuertes y ahora lo son más", dijo el capitán de los Yanquis Derek Jeter. "Es algo que mete miedo en toda la Liga Americana, pero especialmente en el Oeste y la Central".

No se olviden del Este. Con el nuevo formato de playoffs, los Yanquis, Medias Rojas y la tropa de aces de los Rays de Tampa Bay pueden colarse a la postemporada al unísono. Los Azulejos de Toronto se han reforzado y quieren hacerle sombra al trío de vanguardia.

"Eso es lo máximo de jugar con los Yanquis de Nueva York, el que año tras año, uno tiene la oportunidad de poder conseguir a los mejores jugadores, pero también tienes la oportunidad de ganar un campeonato", dijo Jeter. "Para nosotros, ir a la Serie Mundial no es suficiente ... Lo que vale es ganar la Serie Mundial".

Otros equipos quieren sorprender y desbaratar los planes de los favoritos. Tal es el caso de los Reales, repletos de figuras en ascenso (Eric Hosmer, Mike Moustakas y Alcides Escobar). Pero quizás tengan que conformarse con ser anfitriones en Kansas City del Juego de Estrellas, el próximo julio, en vez de disputar playoffs en octubre.

Lo más probable es que un equipo del Oeste se lleve esa tercera plaza de wild card a costa de uno de los pesos pesados del Este.

Texas estuvo dos veces a un strike de conquistar la Serie Mundial el pasado otoño, pero no pudo jalar el gatillo ante San Luis.

Ahora están más hambrientos. Vuelven a la carga con la misma alineación que lideró la liga con promedio de .283 y añadieron el ex cerrador de los Mellizos Joe Nathan al bullpen para permitir que Neftalí Féliz entre en la rotación.

Los Angelinos quedaron fuera de la postemporada por segunda vez seguida y decidieron derrochar para enderezar el rumbo: pagaron 240 millones por Pujols; 77,5 por Wilson y también obtuvieron al receptor Chris Iannetta.

"Para ganar la Serie Mundial se necesita de un equipo entero. Un solo individuo no puede cargar a un equipo. Yo estoy convencido de eso", dijo Pujols. "También tenemos claro la clase de equipo que tenemos y que las expectativas son enormes".