(AP)

La partida de un Albert Pujols puede desarticular a cualquier equipo, pero no a los Cardenales. De veras.

En vez de gastarse los 240 millones de dólares que los Angelinos de Los Angeles emplearon para llevarse a Pujols por los próximos 10 años, San Luis prefirió ser más comedido con sus fondos al adquirir a Carlos Beltrán con un contrato menos arriesgado y asegurar la presencia de Yadier Molina hasta 2017.

"Albert es irremplazable", dijo el jardinero derecho Matt Holliday. "Sin Albert, se nos debe mirar como una ofensiva integral. Sólo fíjense en lo que tenemos, que creo es bastante".

Los vigentes campeones de la Serie Mundial no se hacen traumas sin el astro dominicano que estableció hitos durante sus 11 espectaculares años con el equipo, en los que fue proclamado tres veces como el jugador más valioso de la Liga Nacional.

No fue el único sacudón importante en San Luis.

El manager Tony La Russa, luego de 16 años en el cargo, renunció 48 horas después del último out de la Serie Mundial. Además, el renombrado coach de pitcheo Dave Duncan solicitó una licencia por tiempo indeterminado para atender a su esposa que se encuentra convaleciente tras una operación para extirparle un tumor cerebral.

Mike Matheny, quien era el receptor del equipo hasta que Molina le quitó el puesto antes de la campaña de 2005, fue nombrado como sucesor de La Russa. Con 42 años, Matheny será el dirigente más joven en las mayores.

Sin ningún tipo de experiencia como manager, Matheny seguirá los pasos de un antecesor que se retiró como el tercero en la lista histórica de victorias por detrás de Connie Mack y John McGraw

Hasta ahora, ha sido elogiado por proyectar serenidad y no dar muestras de sentirse abrumado por el desafío.

"Tengo una tarea por hacer y sería un desperdicio de tiempo el concentrarme en emular a otra persona", afirma Matheny. "Pueden ponerse a hablar sobre la presión, pueden hablar de todo lo quieran. Es algo que pueden convertirse en una distracción para todos si es algo que constantemente te lo mencionan".

"No vale la pena distraerse con todo eso, de nada sirve. Y ese no va a ser mi camino", añadió.

Quizás pocos lo recuerdan, pero los Cardenales habían sido considerados como una decepción durante casi todo 2011 hasta que reaccionaron en el último mes y le quitaron el wild card a Atlanta en la jornada final de la temporada regular.

Ahora su plan es poder ganar la división Central con suficiente antelación.

El gran obstáculo para repetir el campeonato se encuentra en su rotación en la que recuperan a uno de sus ases (Adam Wainwright), pero ahora tienen al otro (Chris Carpenter) sin poder lanzar.

Holliday (22 jonrones y 75 remolcadas en 124 juegos) es el reemplazo idóneo de Pujols como tercer bate. Lance Berkman (94 impulsadas y .360 de promedio con corredores en posición de anotar), ganador del mejor regreso de la Nacional, sustituye a Pujols en la inicial y el puertorriqueño Beltrán (.525 de slugging) cubre su puesto en el jardín derecho.

También pueden apelar a los bates de Molina y el del tercera base David Freese. Molina logró marcas personales en las tres estadísticas básicas con .305, 14 jonrones y 65 remolcadas, mientras que Freese fue el más valioso de la Serie Mundial con promedio de .313 en una postemporada que lo catapultó a la fama.

John Jay se ganó la titularidad en el jardín central tras una campaña con promedio de .297.

De arriba a abajo, los Cardenales parecen ser un equipo hecho y derecho. Pero no se pueden pasar por alto el historial de lesiones de varios de sus jugadores, así como la edad ya avanzada de otros.

Beltrán y el torpedero dominicano Rafael Furcal tienen 34 años y ambos han sufrido lesiones en los últimos tiempos. Berkman cumplió los 36. Freese nunca ha disputado más de 100 partidos en una campaña. El segunda base Skip Schumaker comienza la campaña en la lista de lesionados por un tirón muscular en el costado.

Los Cardenales no hubiesen salido campeones sin el notable rendimiento de Carpenter desde la lomita, con dos victorias ante Texas en la Serie Mundial y la pulseada que le ganó a Roy Halladay en el quinto juego de la primera ronda contra Filadelfia.

Quizás el desgaste fue mucho y Carpenter no podrá lanzar en las primeras semanas debido a rebeldes dolencias en el cuello y hombro. Además, cumple los 37 años en abril.

El novato Lance Lynn cubrirá el puesto de Carpenter en la rotación, en la que también estarán Kyle Lohse, Wainwright, Jake Westbrook y el zurdo mexicano Jaime García.

Lohse, quien abrirá el primer juego de la campaña en Miami, fue el líder de victorias con 14 con 3.39 de efectividad. García se anotó 13 triunfos por segunda temporada seguida. Westbrook (4.66) no fue tomado en cuenta para los playoffs y se presentó con unos nueve kilos (20 libras) menos de peso en un esfuerzo por repuntar en el último año de su contrato.

Aunque Wainwright ha lucido bien en la pretemporada tras perderse todo 2011 por una operación en el codo, el equipo no quiere exigirle demasiado.

La Russa tuvo un carrusel de cerradores, con Jason Motte quedando como la opción preferencial a partir de agosto al anotarse el rescate en 14 de 18 oportunidades (incluye la postemporada).

En fin, son escasos los equipos que pierden a su principal artillero y comienzan el año con la consideración de que siguen iguales o quizás algo mejor.

Derek Lilliquist, el coach de pitcheo interino, ve todo normal.

"La receta de este pastel de chocolate se ve bastante bien. Quizás sea cosa de espolvorear la superficie un poquito".