MIAMI - Unos pequeños ajustes con el swing le ha dado grandes resultados al tercera base de los Marlins, Hanley Ramírez.

Después de consultar con el coach de bateo del equipo de Miami, Eduardo Pérez, el dominicano Ramírez ha cambiado un poco su cuadre en la caja de bateo. Básicamente ha bajado las manos y ha dejado de levantar tanto la pierna izquierda.

Los resultados han sido tremendos en los cuatro partidos desde que hizo dichos ajustes.

Ramírez lleva de 16-9 en ese lapso, con tres cuadrangulares y nueve empujadas. Ha volado la cerca en sus últimos tres juegos.

"Está muy dedicado", dijo el boricua Pérez. "Creo que sabe que ahora mismo le conviene su cuadre y dónde est'a poniendo las manos. Lo que le conviene a él es lo que le conviene al equipo.

Ramírez dio los batazos decisivos a favor de los Marlins el domingo ante los Astros y el martes contra los Cachorros.

"Todos sabemos el potencial que tiene", dijo Pérez. "Ahora mismo está saliendo a la caja de bateo y está manteniéndose más compacto. No levanta tanto la pierna y están más bajitas las manos. Está funcionando."

Hace un año, Ramírez se vio afectado por las lesiones, que fueron un gran factor en la baja de su producción.

"Tiene una habilidad increíble", dijo Pérez. "Sólo quiero que sea consistente. La consistencia es lo que ves de los mejores bateadores de la liga, y eso es lo que estamos viendo ahora mismo."

En lo que va de la joven temporada, Ramírez batea .283 con cuatro cuadrangulares, 12 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .964.

ACERCÁNDOSE A LOS RÉCORDS
Mientras tanto, Ramírez va en búsqueda de algunas marcas de la franquicia de los Marlins.

Ahora mismo está empatado con el venezolano Miguel Cabrera por el tercer lugar en jonrones de por vida del equipo con 138. El boricua Mike Lowell está en el segundo lugar con 143, mientras que Dan Uggla es el líder con 154.

El manager de los Marlins, el venezolano Ozzie Guillén, cree que con el tiempo serán muchos los récords del equipo en manos de Ramírez.

"Este muchacho es un atleta puro", dijo Guillén. "En el 2009 fue el mejor bateador del juego. Ahora está volviendo a eso. No me preocupo por los récords que pueda romper. ¿Quién va a romper los récords de él? Este muchachos tiene la oportunidad de poner muchos números."

En el 2009 Ramírez fue campeón de bateo en la Liga Nacional. Cuando está en sus mejores momentos, es capaz de producir de múltiples maneras. De por vida batea por encima de .300 y cuenta tanto con poder como velocidad.

"Cuando estaba en su mejor momento, posiblemente haya sido uno de los mejores bateadores que he visto", dijo Guillén. "Ahora está cerca de volver a eso."

¿Se puede comparar a Ramírez con Cabrera?

"Son dos clases de bateador diferentes", contestó Guillén. "Miggy está en otro nivel. Este muchacho (Ramírez) tiene muchas habilidades, tanto talento."

Ramírez tiene más poder de lo que se imaginaba Guillén.

"Sí, sin dudas", expresó el capataz. "Veo la bola salir del bate de este muchacho...cuando escuchas el sonido de la bola saliendo de su bate, es increíble ver la distancia cuando hace contacto."