(AP)

Una de las gratas sorpresas de las últimas tres semanas ha sido el surgir del dominicano Elián Herrera, quien batea .311 (61-19) en sus primeros 18 juegos en Grandes Ligas con los Dodgers.

El bateador ambidextro de 27 años esperó nueve años para hacer su debut en la Gran Carpa, y los Dodgers han cosechado los frutos de dicha paciencia.

"Es lo más cerca que vas a ver de un 'veterano' subiendo por ligas menores", dijo el manager de los Dodgers, Don Mattingly. "Nueve años para pulirse y aprender a jugar. Ha pasado por mucho."

Herrera atribuye su buena transición a Grandes Ligas a las temporadas que jugó en años recientes en la liga invernal dominicana con las Aguilas Cibaeñas.

"Fue un momento difícil para mí, pero fue bueno a la vez porque aprendí muchas cosas y jugué con muchos grandeligas", dijo Herrera, quien está en el béisbol profesional desde los 18 años. "Todo el tiempo hablaba con ellos y les hacía preguntas; me enseñaron mucho. Ahora que estoy aquí, es el mismo béisbol. No trato de hacer más de la cuenta. Trato de hacer las cosas pequeñas y tratar de ayudar al equipo a ganar."

Herrera fue subido desde Triple-A Albuquerque el 9 de mayo para sustituir a su compatriota Juan Uribe. El mismo día que llegó al equipo grande de los Dodgers, Matt Kemp ingresó por primera vez a la lista de lesionados. La producción consistente en el plato y la versatilidad a la defensa de Herrera ha ayudado a Los Angeles a seguir triunfando ante la ausencia de la superestrella Kemp.

"Elián ha estado sólido", comentó Mattingly. "Obviamente no se siente abrumado (en Grandes Ligas). Hay muchos que han subido y que han tenido buenos inicios, pero este caso no me luce así. Lo ha hecho desde ambos lados del plato, ha enseñado algo de poder, ha agotado buenos turnos, ha demostrado buena consciencia, sabe robarse una base y puede tratar de ejecutar un toque de bola. Tiene muchas cosas diferentes en su juego. No se trata de un pelotero con un solo atributo que subió y se metió en buena racha. Tiene pinta de que pertenece a esto."

Mattingly puso a Herrera como titular en la antesala de los Dodgers para los últimos dos juegos de su serie en Colorado y, a esta altura, todo luce indicar que el dominicano seguirá en la tercera base por el momento. Ha iniciado tres partidos en la esquina caliente, nueve en la segunda base y dos en el jardín central. Aunque en un principio era jardinero en liga menor, en el 2009 su manager en Clase-A, el venezolano Carlos Subero, empezó a ponerlo en el cuadro interior con el fin de tener su bate en el lineup.

"Estaba jugando como jardinero en Clase-A fuerte y venía bateando bien, pero todos los guardabosques también iban bien en su ofensiva", relató Herrera. "(Subero) me quería en el lineup y me empezó a poner a practicar en el infield. Luego dijo, 'OK, vas a jugar en el cuadro ahora'. Ahí fue que empecé a jugar como infielder."