FILADELFIA - Si bien es cierto que Jesmuel Valentín pudo haber disfrutado de más fama al ser hijo del ex ligamayorista José Valentín, también es verdad que estuvo "bajo la sombra" de Carlos Correa, la primera selección del draft del 2012, de parte de los Astros.

Pero Valentín salió de las sombras cuando los Dodgers lo eligieron con la selección 51 del draft.

Valentín fue compañero de Correa en la Puerto Rico Baseball Academy, jugando en la segunda base al lado del ahora famoso torpedero. Sin embargo, el gerente general asistente de los Dodgers, Logan White, dijo que Valentín empezará su carrera profesional como paracorto, aunque el club también seleccionó a otro campocorto en el draft, Corey Seager.

"Quiero que ambos jueguen en el campo corto y que el proceso de desarrollo tome su curso", dijo White. "Tendremos que saber cómo rotarlos, tal vez poniendo a Valentín tanto en la segunda como el short. Es posible que él termine en la segunda y que Seager se traslade a la tercera, pero tenemos opciones. Buenas opciones."

Valentín se ha comprometido con la Universidad Estatal de Louisiana (LSU), pero White confía en que el joven boricua firmará con los azules. El parámetro para la selección número 51 es de US$984,700.

Para White, Valentín vale ser el número 51, ya que es un bateador ambidextro, pulido a la defensa y con la posibilidad de ser un buen jugador ofensivo en medio del cuadro.

"Estaba sudando", relató White. "No pensaba que llegara al número 51."

Valentín tiene 5-10 de estatura y 170 libras; empezó a batear a la zurda hace apenas un año. White afirmó que dicho experimento "definitivamente" continuará.

Jesmuel es el mayor de los tres hijos de Valentín, quien le dijo a MLB.com el año pasado que el más joven de ellos, Yomar, será un pelotero "a seguir" en unos años. En el 2010, Yomar participó en la Serie Mundial de Pequeñas Ligas.

José "Tony" Valentín jugó en Grandes Ligas de 1992 al 2007, incluyendo con los Dodgers en el 2005.

"Quiero que la gente me vea por mis habilidades, no porque mi apellido sea Valentín", dijo Jesmuel el año pasado. "Creo que soy buen pelotero y le tengo mucha pasión al béisbol. Lo llevo en la sangre. Juego duro y le doy con todo, el 100%."