KANSAS CITY -- Aunque escondido en el anonimato, Carlos Ruiz fue una pieza integral de los Filis de Filadelfia en los cinco años que el equipo ha gobernado como monarcas de la división Este de la Nacional.

Doce diferentes compañeros suyos con los Filis acudieron al Juego de Estrellas en ese período, pero el honor nunca le había tocado al receptor panameño.

Ahora, a sus 33 años y en su sexta temporada con los Filis, Ruiz está por primera vez en el clásico de mitad de temporada.

"Debo decirlo, estoy contento, porque esta fue una temporada en la que me preparé como nunca y se ven los resultados", dijo Ruiz. "Me sacrifiqué bastante para estar aquí".

¿Y cuáles son los resultados?

Cumplida la primera mitad de la temporada regular, Ruiz ha tenido un año de ensueño, por muy lejos el mejor de su carrera en cuanto a la ofensiva.

Acumula 13 jonrones cuando su máximo total previo fueron los ocho que conectó en 2010. Varios días amaneció como líder de bateo de la Liga Nacional, situado actualmente como cuarto con .350, a dos 12 puntos porcentuales del líder Andrew McCutchen de Pittsburgh. Ruiz está en carrera por convertirse en el primer catcher que gana el título de bateo del Viejo Circuito desde Ernie Lombardi en 1942.

Ruiz también aparece cuarto en slugging (.584) y OPS (.995).

La clave de Ruiz ha sido un swing diferente, más compacto, capaz de empujar la pelota por todas partes. No hay pitcheo que lo domine.

Mientras todo el mundo se embelesa con Roy Halladay, Cliff Lee y Cole Hamels, los tres ases de la rotación de los Filis suelen enfatizar que parte del éxito que han tenido obedece en gran medida al individuo detrás del plato, el que se encargaba de guiarles la selección de pitcheos con absoluta autoridad. Halladay mandó a hacer una réplica del trofeo Cy Young que ganó en 2010 para dársela a Ruiz.

"Ahora es que la gente se ha percatado de quién es Carlos Ruiz, pero es alguien al que conocemos desde hace muchos años", dijo el zurdo Hamels, otro integrante del equipo de la Nacional para el duelo del martes. "Es el mejor receptor de la liga, pero hay que batear para hacerse famoso. Eso es lo que ha hecho Carlos".

La convocatoria de Ruiz al Kauffman Stadium en Kansas City llegó mediante la selección de los jugadores y mánagers, ya que quedó tercero en la votación de los fanáticos, detrás de Buster Posey y Yadier Molina.

Ruiz probablemente entre por Posey al promediar el juego, ya que el equipo quedó reducido a dos receptores a raíz de que Molina debió viajar a su natal Puerto Rico por el fallecimiento de un familiar.

El aspecto negativo ha sido que el mejor año de Ruiz contrasta con un franco declive de los Filis, sotaneros en el Este y a nueve juegos y medio de los líderes Nacionales de Washington. Ya llevan 50 derrotas, cuando el año pasado perdieron un total de 60 en todo la campaña.

Gran parte de la culpa se ha debido a una auténtica epidemia de lesiones. Ryan Howard y Chase Utley, sus dos principales bateadores, recién han vuelto a la acción. Halladay ha estado fuera por lesión desde fines de mayo. Lee no logró ganar su primer juego hasta su 14ta apertura.

De estar a menudo en el séptimo o octavo turno en la alineación del mánager Charlie Manuel, Ruiz se encontró bateando con regularidad como cuarto.

"Ha sido una temporada difícil por la ausencia de gente que es muy importante", señaló Ruiz. "Ahora han vuelto y tenemos tres meses para recuperarnos".