WASHINGTON -- Durante toda la temporada, José Reyes ha hablado acerca de tener una mentalidad consistente.

Definitivamente, ése ha sido el caso para el torpedero dominicano de los Marlins desde la pausa del Juego de Estrellas.

Reyes tiene una racha de 24 juegos seguidos bateando de hit, la más larga de esta temporada en Grandes Ligas y la mejor de su carrera. Anteriormente el compatriota de Reyes, Robinson Canó, había tenido una cadena de 23 partidos por los Yankees.

Durante todo este trecho, el pelotero de 30 años ha hecho de todo un poco. El domingo extendió la racha a 24 con un sencillo ante los Nacionales, pero el sábado se fue de 4-3 con tres anotadas y el domingo. El viernes, conectó toques de hit en cada uno de los dos partidos de una doble-cartelera, mientras que el sábado su primer imparable fue un doble. El jueves, su único indiscutible fue un triple.

"Nunca dejé de creer en mi talento", dijo Reyes. "Sabía que en algún momento de la temporada iba a mejorar, porque trabajaba tanto para eso. Finalmente me han salido bien las cosas."

Desde el Juego de Estrellas, Reyes batea de 96-36, para promedio de .375.

La racha más larga de bateo en la historia de los Marlins está en manos del quisqueyano Luis Castillo, quien dio hit en 35 juegos seguidos en el 2002. El dominicano Emilio Bonifacio conectó indiscutible en 26 juegos consecutivos en el 2011, mientras que Kevin Millar tuvo una racha de 25 en el 2002.

La cadena de partidos con hit de Reyes le permitió subir su promedio a .288, luego de que el dominicano estuviera en .264 para el Juego de Estrellas.

"Probablemente trataba de hacer demasiado al principio", dijo Reys acerca su baja producción en la primera mitad de la campaña. "Ese no soy yo. Simplemente necesito jugar mi juego. Ahora mismo parece que me estoy acomodando y jugando mi juego."