(AP)

HOUSTON - Es difícil imaginar que alguien pudiera valorar el buen momento de los Nacionales más que el tercera base del equipo, Ryan Zimmerman.

El antesalista fue una vez la cara de la franquicia, el pelotero que era el símbolo de la esperanza de los capitalinos. Fue la primera selección del draft del equipo cuando se trasladó de Montreal a Washington para la temporada del 2005.

Mientras los Nacionales sufrían cinco campañas perdedoras en forma consecutiva--incluyendo temporadas de 100 derrotas tanto en el 2008 como el 2009--Zimmerman se estableció de manera metódica como uno de los mejores antesalistas de Grandes Ligas.

Y mientras que MLB se restablecía en la capital de Estados Unidos, Zimmerman era el líder.

Pero habría otros: Danny Espinosa, Ian Desmond, Jordan Zimmermann y Drew Storen. Más adelante los Nacionales agregarían más talento de otras organizaciones con Jayson Werth, Adam LaRoche y otros.

Zimmerman era de esos jugadores poco comunes que puede impactar tanto con el guante como el bate. Dos veces empujó más de 100 carreras en equipos malos. Fue convocado a un Juego de Estrellas y ganó un Guante de Oro. Hizo las cosas de la manera correcta, con trabajo comunitario y como modelo a seguir fuera del terreno.

Cuando Washington eligió a Stephen Strasburg y a Bryce Harper con las primeras selecciones del draft del 2009 y del 2010, respectivamente, la franquicia se puso en posición para despegar.

En esta temporada, los Nacionales se han pasado 77 días en la cima del Este de la Liga Nacional. Gracias a muchos ingredientes-uno de los mejores cuerpos monticulares de las mayores, liderazgo veterano y un manager sagaz con Davey Johnson-Washington ha estado a la altura de cada reto que se le ha presentado.

Mientras tanto, ha aumentado la asistencia en el Nationals Park y Zimmerman parece estarse divirtiendo sobre manera. Tal vez todas las derrotas del pasado lo haya hecho valorar aun más los éxitos del presente.

"Es bueno", dijo Zimmerman al respecto. "No formaba parte de un equipo ganador desde (que jugó en la Universidad de Virginia). Definitivamente, es un sentir distinto. Es muy divertido. Es emocionante. Creo que todo el mundo aquí sabe que tenemos la oportunidad de hacer algo especial."

Son muchos los elementos necesarios para que un equipo triunfe. El gerente general de los Nacionales, Mike Rizzo, ha hecho un gran trabajo a la hora de formar el roster, sobre todo con las adquisiciones de los lanzadores Gio González y Edwin Jackson en el invierno del 2011-12.

"O sea, conseguimos más talento", dijo Zimmerman. "Pasamos por todos esos años malos, pero seleccionamos bien en el draft. Tenemos un núcleo de muchachos que han estado juntos y que subieron por el sistema. Muchos de nosotros probablemente estuvimos aquí arriba antes de lo debido. Tuvimos que aprender juntos aquí arriba.

"Aprendimos cómo jugar juntos y pasamos por tiempos malos", continuó el tercera base. "Mejoramos con cada año, poco a poco. Todo se juntó y maduramos aquí. En ese momento fue que tomamos el próximo paso con la llegada de gente como Jayson y LaRoche."

Los jugadores hablan a veces acerca de "aprender a ganar" y señalan eso como un factor para que un equipo sea un verdadero contendiente durante muchos años. De su parte, Zimmerman cree que eso es algo exagerado, y que los Nacionales son mejores ahora porque cuentan con más talento.

"Creo que es sobre-estimado eso de experiencia y aprender a ganar", dijo. "El talento es lo que te lleva a ganar. El béisbol es el béisbol, sin importar que estés en el sótano en agosto o en la cima en agosto. Los partidos que jugué en los últimos seis años son los mismos que estoy jugando ahora. Todo el mundo cae en eso de si se podrá manejar la presión. Yo creo que es más fácil jugar en medio de una lucha por los playoffs. Esto es emocionante. Es mucho más fácil venir al estadio con esas pequeñas lesiones cuando estás en el primer lugar."

Esta temporada de ensueño tuvo un inicio de pesadilla para Zimmerman, quien bateaba .224 cuando terminó abril y estuvo en la lista de lesionados durante 18 días con dolores en el hombro derecho.

Cuando volvió a la acción el 8 de mayo, se vio tan fuerte como siempre, dando swings normales. Desde entonces ha bateado .288 y los Nacionales llevan marca de 47-31 en los 78 juegos en que Zimmerman ha sido titular en la tercera.

"Somos un equipo joven todavía", dijo Zimmerman. "Ellos (la gerencia) han hecho tan buenas selecciones en el draft. Han transformado por completo el sistema de liga menor. Hay más muchachos en camino y tenemos la posibilidad de ser buenos durante mucho tiempo. Obviamente, este año ha sido emocionante y divertido. Pero también sabemos que aquí tenemos buen futuro."