(AP)

FILADELFIA - Basándome en creencias que no se reflejan en las posiciones de la Liga Nacional ahora mismo, sigo convencido de que los Cardenales de San Luis del 2012 llegarán a la postemporada.

Si la campaña regular terminara hoy-y nunca es así cuando la gente lo dice-los Cardenales no clasificarían para los playoffs. Pero para el 3 de octubre, deben de estar ahí.

Este pronóstico no se basa en lo que hizo San Luis en el 2011, cuando el equipo realizó un remonte increíble para llegar a la postemporada y finalmente ganar la Serie Mundial. Ese logro tiene la tendencia de facilitar una opinión positiva del equipo, pero la edición del 2012 podría brillar con luz propia.

Los Cardenales podrían beneficiarse del comodín adicional que se implementa en cada liga desde este año.

Los componentes necesarios están ahí. San Luis encabeza la Liga Nacional en carreras anotadas y porcentaje de embasarse, además de estar segundo en slugging.

Los Cardenales cuentan con una rotación mejor de lo que se pudo haber imaginado, dadas las lesiones de Chris Carpenter y el mexicano Jaime García. El bullpen se ha visto bien, aunque el domingo hubo problemas con los zurdos en el relevo.

San Luis tiene tres zurdos en el bullpen, pero Barret Browning es un novato. Brian Fuentes ha tenido una buena carrera, pero el californiano parece estar en la última etapa de su trayectoria en Grandes Ligas. Marc Rzepczynski fue de mucha ayuda en el 2011, pero el domingo dio dos bases por bolas muy dañinas en lo que finalmente fue una dolorosa derrota de los campeones en Filadelfia.

Los Cardenales sufrieron muchas lesiones en la primera mitad de la temporada, pero hay más salud en la alineación titular ahora. De cualquier manera, nos estamos acercando al momento de la temporada en que las excusas ya no valen.

San Luis está a 7.0 juegos del primer lugar de la División Central de la Liga Nacional y a 2.5 del segundo comodín, ocupado ahora mismo por los Piratas. Cincinnati se ha despegado aun sin Joey Votto, así que sería lógico pensar que no van a aflojar en lo que resta de la campaña.

Atlanta, que tiene el primer comodín, fue por supuesto la víctima de la gran reacción de los Cardenales en septiembre del año pasado. Los Bravos reforzaron su rotación el mes pasado con Ben Sheets y Paul Maholm, y me parece difícil que sufran otro colapso como el del 2011.

Eso deja a Pittsburgh como el blanco de San Luis. Olviden eso de que los Piratas no terminan con récord positivo en 20 años y también lo del declive del equipo en la segunda mitad del 201. Estos Piratas tienen más pitcheo abridor ahora. Lo que no tienen es la ofensiva que presumen los Cardenales, ni la experiencia de los campeones.

Este fin de semana se expresó desde el nido lo que pretenden lograr los Cardenales.

"No estamos donde queremos estar, pero sé que podemos llegar hasta ahí", dijo el abridor del conjunto, Kyle Lohse. De su parte, el manager Mike Matheny manifestó que, "Creo que este equipo es tan bueno como cualquiera."

La tarea ahora es demostrar que son uno de los mejores cinco equipos de la Liga Nacional. Aún no han jugado un béisbol brillante durante un tiempo prolongado este año, pero creo que estarán a la altura del reto.