(AP)

Día por día, el manager de los Cerveceros, Ron Roenicke, ha tenido la oportunidad de ver al torpedero del futuro de Milwaukee. Hasta ahora el capataz ha visto con buenos ojos el desempeño del joven dominicano Jean Segura en el campo corto.

Segura, de 22 años, fue el prospecto que pasó de los Angelinos a Milwaukee en el canje por el cotizado derecho Zack Greinke. Los Cerveceros subieron a Segura al equipo grande el 6 de agosto.

En sus primeros seis partidos con su nuevo conjunto, el quisqueyano se ha ido de 21-6 con tres empujadas, incluyendo una impulsada del sábado que empató el partido de Milwaukee en Houston en el noveno episodio. Y el domingo se fue de 4-2 con una anotada en la victoria de los Cerveceros sobre los Astros.

Pero ha sido a la defensa donde Segura más ha impresionado a Roenicke.

"Esas jugadas en que se acerca a la bola, pues no son jugadas fáciles", dijo el piloto. "Es rápido, le llega a la bola de una vez y tiene un cañón de brazo, algo que ustedes aún no han visto. Esperen a ver cuando maneje un batazo en el hoyo y tenga que tirar a la primera. Tiene un cañón de brazo.

"Entonces, ya veremos qué pasará con él", continuó Roenicke. "Ofensivamente, le han dado problemas algunos cambios de velocidad que le han tirado. Ya veremos cómo se ajustará. Pero ha hecho buen trabajo a la hora de batear al jardín derecho."

Segura ha quedado complacido con más tiempo de juego en Milwaukee. Se le dio la oportunidad la semana pasada cuando los Nacionales de Washington reclamaron de la lista de waivers al paracorto venezolano César Izturis.

"Me cambiaron por Greinke y quieren saber lo que tengo", dijo Segura acerca de su nueva oportunidad con la organización de los Cerveceros. "Si me subieron, sé que fue porque querían que les enseñara lo que tengo todos los días."