(AP)

NUEVA YORK - Los Yankees visualizaban a Derek Lowe como relevista largo, pero la última vez que el derecho se trasladó al bullpen luego de pasar problemas como abridor fue el 2004.

Ese año el diestro volvió a final a la rotación de los Medias Rojas y, entre otras victorias importantes, le ganó a los Yankees en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Lowe, quien hizo un brillante debut con los Yankees el lunes con cuatro ceros y un salvamento en la victoria de Nueva York sobre Texas, pretende repetir los éxitos de hace ocho años ahora con los Mulos.

"Siempre me ha encantado esta época del año y jugar en grandes mercados, donde cada juego vale algo", dijo Lowe. "Espero que lo que pasó en el 2004, cuando me sacaron del bullpen pueda volver a suceder. No me importa cuál sea mi rol aquí. Uno pitcha donde se le dice, pero estos ambientes en la Costa del Este no pueden compararse con ningún otro."

La diferencia es que en aquel 2004, Lowe tenía 31 años. Dos temporadas antes de eso había sido convocado al Juego de Estrellas como abridor y cuatro años antes había salvado 42 partidos como cerrador de Boston.

Ahora tiene 39 años y, con los Indios de Cleveland, tuvo 8.77 en sus últimas 10 presentaciones. Fue designado para asignación por primera vez en una carrera de 16 años-los últimos 11 como abridor-pero aprovechó los 10 días que estuvo sin equipo para hacer algo de autoanálisis.

Inmediatamente empezó a realizar algunos cambios en su mecánica que él y el entonces coach de pitcheo de Cleveland, Scott Radinsky, sabían que hacían falta, pero que no había tiempo para refinarlas entre salidas. También volvió a Fort Myers, Florida, para observar videos con el coordinador de rehabilitación de pitcheo de los Orioles y coach de pitcheo particular de Lowe, Chris Correnti.

"Uno entra a una etapa de 10 días sin hacer nada, pero me hacía falta", dijo Lowe, quien ahora ha hecho 279 presentaciones de por vida como relevista y 377 como abridor. "No iba a volver a pitchar si no podía solucionar mi mecánica. Lo que lo hizo más fácil es que siempre he experimentado con mi mecánica. Entonces con dos o tres días de trabajo duro, viendo video, pude hacerlo."

Baltimore, Boston, Filadelfia y San Francisco contactaron al representante de Lowe, Scott Boras, antes de que el derecho firmara con los Yankees.

"Luego llegó esto", relató Lowe. "No íbamos a dejar pasar esta oportunidad."

Boras llegó a un acuerdo con la gerencia de Nueva York "literalmente como en 10 minutos", según contó Lowe, quien habló con el coach de pitcheo de los Yankees, Larry Rothschild, el domingo.

Lowe cree que todavía puede ser abridor, basándose en sus primeras nueve aperturas del 2012 en las que tuvo 6-1 con promedio de carreras limpias de 2.15. Pero de repente terminó esa buena racha y la bola "salía de la mano como puré de papa durante unos seis meses", dijo el veterano.

Después de 10 días de trabajo, Lowe impresionó sobre manera en su primera salida. "No pudo haber sido mejor", dijo sobre su primer juego vistiendo el uniforme rayado. "Fue una manera bien divertida de empezar mi carrera aquí."

Fue un cambio bienvenido comparado con sus últimos tiempos en Cleveland.

"Fue honesto conmigo mismo y fue honesto con Scott", dijo Lowe. "No iba a volver si seguía pitchando como hace dos semanas. No sería beneficioso para el equipo a que fuera ni para mí. Creo que mientras más juegas, más alto es el estándar que te pones. Ahora es una excelente situación."