(Ben Platt/MLB.com)

DENVER -- Los propietario de equipos de Grandes Ligas aprobaron la venta del club Padres de San Diego a un grupo que incluye a la familia O'Malley y al golfista profesional Phil Mickelson.

El comisionado Bud Selig anunció el consentimiento el jueves después de una reunión de propietarios en Denver. Bajo el acuerdo, el grupo adquirirá la franquicia a John Moores por aproximadamente 800 millones de dólares.

El cierre del contrato de compra-venta ocurrirá el 31 de agosto o antes.

El nuevo grupo de propietarios incluye a Kevin y Brian O'Malley, hijos del ex propietario de los Dodgers de Los Angeles Peter O'Malley. También están involucrados Peter y Tom Seidler, sobrinos de Peter O'Malley.

Se espera que dos de los cuatro se muden a San Diego.

"Este grupo sabe lo que se requiere para competir", dijo Selig. "Ellos están muy optimistas. Yo estoy optimista. He revisado sus proyecciones, he examinado todo. Pienso que sus proyecciones son optimistas, pero realistas. Este es un buen día para el béisbol", señaló.

"Pienso que los aficionados de los Padres tienen derecho a sentirse hoy muy felices, muy felices", agregó.

Ron Fowler, director ejecutivo de Liquid Investments, se convertirá en el propietario controlador y presidente ejecutivo, dijo Peter Seidler, quien además dio un voto de confianza al director ejecutivo Tom Garfinkel y al director general Josh Byrnes.

En cuanto al nombre bajo el cual operará el nuevo grupo propietario, Seidler sonrió y dijo: "Los Padres."

No, de verdad.

"De veras, el 'Grupo Padres'", indicó. "Queremos que la atención y el reflector esté en un gran producto sobre el terreno de juego. Vamos a proporcionar apoyo y a realizar todo lo que podamos para traer eso a San Diego. Aquí somos un puñado de Padres", añadió.

El acuerdo se concreta meses después del intento de Jeff Moorad de comprar el equipo en un plan de adquisición a plazos que colapsó.

El acuerdo de Moores con Moorad, quien inició su intento de compra del club en 2009, estaba valuado en aproximadamente 500 millones de dólares. El divorcio de Moores lo forzó a poner el equipo en venta en 2009.

Selig dijo que va a ser difícil decir adiós a Moores.

"Lo vi esta mañana y me puse muy emotivo", comentó Selig. "John realizó muchas cosas maravillosas por el béisbol. Me ayudó mucho durante un tiempo en que, francamente, las cosas no eran tan grandiosas como en este momento", agregó.