(AP)

Los Rays de Tampa Bay parecen ser el mejor equipo de Grandes Ligas ahora mismo. Esa corona ha cambiado de manos en varias ocasiones este año, y aún quedan seis semanas de temporada.

Los Rangers fueron designados los mejores por un tiempo. Los Nacionales siguen ahí mismo. Se puede hacer argumentos a favor de los Rojos y Bravos también.

Los Atléticos y los Medias Blancas continúan entre los equipos a tomar en cuenta, mientras que los Yankees son un grupo resistente, aparentemente capaz de sobrevivir cualquier lesión.

Entonces, ahí está. Hay por lo menos ocho equipos que podrían ganar la Serie Mundial sin que nadie se sorprendiera.

Ahora bien, aún no llegamos a septiembre. En este momento del 2011, nadie tenía en su radar a los Rays ni a los Cardenales. Con 16 equipos a cinco juegos o menos de un puesto de playoff, queda mucho tiempo para que surjan algunas sorpresas.

Pero con todo y eso, si estás pensando en octubre, ningún equipo se ve tan imponente que los Rays. Tampa Bay trata de llegar a la postemporada por cuarta vez en los últimos cinco años, así que ya se sabe bastante sobre la tropa de Joe Maddon.

Ya se sabe que la gerencia del equipo es brillante. Los Rays han perfeccionado el arte de hacer más con menos. No hay un gerente general superior a Andrew Friedman. Maddon es uno de los mejores managers de la Gran Carpa.

El 2012 ha sido una temporada difícil para Tampa Bay, que ha visto inhabilitarse 10 jugadores diferentes en algún momento del año. Durante un tiempo, parecía que la campaña entera se estropearía por las lesiones.

Por eso es que tal vez veamos este año como el mejor de Maddon. El capataz estuvo sin su jugador de posición más impactante, Evan Longoria, durante 86 juegos y en ese trecho logró que los Rays tuvieran marca de 42-44.

En los tiempos difíciles, Maddon mantuvo a todos enfocados en la meta. Ahora están los Rays en su mejor momento. Llevan 22-13 desde el Juego de Estrellas y han ganado 16 de sus últimos 21 encuentros. Con marca de 67-54, ocupan el primero de los dos comodines de la Liga Americana.

Tampa Bay concluyó una gira de 10 juegos el domingo en Anaheim. En dicha serie de juegos en la ruta el equipo tuvo 8-2, incluyendo una barrida contundente propinada a los Angelinos de jueves a domingo, en la que sobre-anotó a Los Angeles por 37-14. Una de sus derrotas en la gira fue a manos del venezolano Félix Hernández, quien le lanzó un juego perfecto. Aparte de eso, los Rays fueron el equipo perfecto.

Son muchas las cosas que pueden ocurrir de aquí a octubre, pero con los Rays casi completos, por fin lucen como el equipo que la gente visualizaba en sus pronósticos para el 2012.

Primero que nada está todo ese pitcheo. Los Rays-junto a los Atléticos-recuerdan a todos que los equipos pueden superar casi todo si tienen buen pitcheo.

Tampa Bay encabeza la Americana en efectividad colectiva (3.32) y ponches (1,001). Si eso continúa, sería el mejor promedio de carreras limpias de un equipo del Joven Circuito desde la edición de Oakland de 1990, que tuvo 3.18. Los Rays llevan un ritmo para terminar con 1,345 ponches, cantidad que superaría el récord de 1,266 impuesto por los Yankees en el 2001.

Los Rays no siempre anotan muchas carreras, y hay días en que lucen bastante mal a la defensa.

Pero se dan la oportunidad de ganar cada juego debido a su buen pitcheo. Y no se trata sólo de su gran rotación, sino de un bullpen que ha cumplido a carta cabal.

Tampa Bay ha permitido una carrera o menos en 12 de sus últimos 25 partidos. Ha concedido dos o menos en 17 de sus últimos 29.

Desde el 28 de julio, los Rays llevan 16-5 con efectividad de 1.89. Mientras tanto, el relevo del equipo lleva PCL de 0.87 en sus últimos 29 encuentros.

Ganarle a Tampa Bay significa ganarle a David Price, quien lleva 16 victorias y EFE de 2.39. También significa superar al dominicano Fernando Rodney, quien tiene 38 juegos salvados y PCL de 0.79.

Hablemos de Longoria. El tercera base batea .244 con dos jonrones y nueve empujadas desde que volvió de la lista de lesionados el 7 de agosto.

Pero no se puede negar su impacto en el lineup. Los Rays llevan 11-2 y anotan seis carreras por partido desde el regreso de Longoria. En sentido general, Tampa Bay tiene 25-10 y anota cinco vueltas por compromiso con Longoria alineado.

Hace un tiempo, los Rays lucían como una historia bonita pero no duradera. Eran un equipo con bajos ingresos que jugaba en un estadio extraño y que había logrado llegar a par de postemporadas.

Pero ahora son mucho más que eso. Ningún equipo quiere jugar contra Tampa Bay y, mientras se acerca octubre, los Rays lucen como en oponente que nadie va a querer enfrentar en dicho mes.