(AP)

ANAHEIM - En su roster, los Angelinos cuentan con Jered Weaver, para algunos el mejor pitcher de la Liga Americana; Mike Trout, para algunos el Jugador Más Valioso del Joven Circuito; y el dominicano Albert Pujols, tal vez el mejor bateador de su generación.

Y con todo y eso, el equipo de Los Angeles podría quedar corto en sus aspiraciones a playoffs este año, cuando hay más oportunidades de clasificar que nunca.

Esa es la realidad que enfrenta la tropa de Mike Scioscia, luego de cuatro derrotas al hilo en casa ante los Rays. Los Angelinos llevan 14-22 en la segunda mitad de la campaña. Están a 9.0 juegos de los punteros Rangers en el Oeste y a 4.5 del segundo comodín.

Llegando al 2012, el conjunto de Anaheim tenía todas las de ganar. Pero durante las últimas semanas, el manager Scioscia ha tenido que explicar por qué el equipo no ha cumplido con las expectativas.

"Esas expectativas que tenían los fans y los medios son las mismas que tengo yo y que tiene nuestra organización, créanme eso", dijo Scioscia. "No estamos tomando esto a la ligera."

Los Angelinos acaban de terminar lo que se suponía que era una serie de juegos en casa con marca de 3-7. Durante la misma se convocaron dos reuniones del equipo, con la esperanza de volver al sendero positivo.

Lo curioso de la edición de los Angelinos del 2012 es cómo ha subido y ha bajado en diferentes momentos de la campaña.

Mientras los Angelinos batallaban en abril, mes en que tuvieron récord de 8-15, su ofensiva estuvo 24ta de Grandes Ligas en carreras por partido (3.48), a la vez que la rotación trató de mantener el equipo a flote con efectividad colectiva de 3.70. En agosto, mes que ha empezado Los Angeles con marca de 5-12, el ataque está quinto en carreras por juego (5.29), mientras que la rotación lleva la segunda peor efectividad (6.36).

En 37 encuentros en la segunda mitad de la temporada, el cuerpo monticular de los Angelinos ha realizado sólo 15 aperturas de calidad (al menos 6.0 entradas y tres carreras o menos permitidas). Eso le ha puesto más presión a un bullpen que ha sido, basándose en las estadísticas, el peor de Grandes Ligas desde el Juego de Estrellas.

"Creo que todo el mundo está frustrado; no estamos jugando a la altura de nuestras capacidades", dijo Weaver. "Nuestra rotación no ha hecho un gran trabajo, y normalmente nos basamos en eso-el pitcheo abridor. Desde el punto de vista del pitcheo, no hemos cumplido, así que tenemos que hallar la forma de arreglar eso."

Y rápido.

El domingo, cuando el equipo activó al relevista Jordan Walden, los Angelinos se vieron completos en su personal. Ya no hay nadie en la lista de lesionados. Todas las estrellas que supuestamente iban a ayudar a los Angelinos a volver a los playoffs-como mínimo-están disponibles.

Scioscia sigue insistiendo en que los problemas de su escuadra son "muy tangibles", señalando las fallas en el pitcheo en vez de cualquier falta de confianza, corazón o impulso.

Sin embargo, no se han visto las soluciones.

"Hay algo de frustración, claro", dijo el piloto. "No lo calificaría como "bajón". Creo que es muy buena la actitud de este equipo. Pero tenemos que lidiar con esa frustración que fácilmente puede llegar a un clubhouse cuando no estás donde quieres estar en las posiciones."