HOUSTON - Tomando en cuenta los problemas que los Astros han pasado en el terreno los últimos dos años, los jugadores del equipo no se sorprendieron al saber que el manager Brad Mills había sido despedido.

A la vez que los peloteros lamentaban que las cosas no le salieran mejor a Mills, quien fue despedido junto al instructor de bateo Mark Barnett y el coach de primera Bobby Meacham, se vieron entusiasmados con la energía y la pasión exhibidas por el dirigente interino de Houston, Tony DeFrancesco.

"Es un día triste y un día nuevo al mismo tiempo", dijo el relevista Wesley Wright, quien lleva más tiempo en el equipo de los Astros. "Estoy triste al ver irse a Brad y los otros, pero estoy contento por Tony y su oportunidad de ver qué puede hacer a nivel de Grandes Ligas. Espero que podamos terminar fuertes estos próximos 40 juegos.

DeFrancesco habló con el equipo el domingo por la mañana, antes de perder ante los Diamondbacks en su debut como piloto.

"Tuvimos una excelente reunión", dijo el abridor Bud Norris. "Definitivamente, le inyectó una nueva energía al grupo y estoy entusiasmado con estos últimos 40 partidos. Tenemos que salir a jugar duro y luchar por algo."

Mills, quien fue contratado antes de la temporada del 2010, tuvo 171-274 en 445 juegos como manager de los Astros, incluyendo 106 derrotas en el 2011. Ahora, además de los tantos cambios de peloteros en los últimos meses, los integrantes de los "siderales" también tenían que lidiar con un cambio de manager.

"Es una de esas cosas que van con este juego y este negocio", dijo el receptor Chris Snyder. "La única certidumbre es el cambio. Creo que un cambio aquí será bueno. Varía un poco las cosas y les da a los muchachos un nuevo comienzo."

DeFrancesco ya conoce a muchos de los jugadores del equipo grande de Houston, ya que tenía dos años dirigiendo la sucursal de Triple-A de la organización en Oklahoma City. Varios peloteros en el roster de 25 han jugado para DeFrancesco, incluyendo siete de los titulares en el debut del piloto el domingo vs. Arizona.

"Va a tratar de motivarnos, y creo que lo más importante para él será ganar", dijo el infielder Brett Wallace. "Sin importar nuestro récord, a él no le importa lo que hemos hecho en el pasado. Quiere que salgamos a competir."

DeFrancesco, quien compiló marca de 1,235-1088 como dirigente en liga menor, se pasó siete años como piloto de Triple-A Sacramento (Atléticos) antes de unirse a la organización de los Astros. En total tiene 17 años de experiencia como manager.

Definitivamente, es emocionante cuando alguien sube (a Grandes Ligas) luego de estar tanto tiempo en las menores", dijo Wallace. "Uno puja por alguien así. Él ha puesto de su parte todo este tiempo, así que espero que nos pueda ayudar a cambiar esto aquí."

Wallace conoce a DeFrancesco más que nadie, ya que jugó 44 partidos para él en Sacramento en el 2009 y un total de 114 en Oklahoma City los últimos dos años.

"Es apasionado", dijo Wallace. "Le gusta ganar y es un motivador. Siempre ha ganado y quiere que mejoremos todos los días, que trabajemos duro. Pero también mantiene las cosas relajadas. No es una persona tensa. Sabe bromear y divertirse."

Para Wright, la responsabilidad de mejorar está con los jugadores.

"Sin importar quién sea el manager, los jugadores tiene que salir a hacer las jugadas", dijo el lanzador. "Somos nosotros los que estamos en el terreno y somos nosotros mayormente los responsables de las victorias y las derrotas. Se reduce a lo que hacemos en el terreno. El manager trae lo que puede, pero a fin de cuentas todo depende de los jugadores."