SAN LUIS -- Aunque una inyección de cortisona no es una solución permanente para la mano izquierda del guardabosque puertorriqueño de los Cardenales, Carlos Beltrán, el tratamiento ha funcionado lo suficiente como para mantenerlo en la alineación.

"Me siento muy bien por ahora", declaró Beltrán. "Solamente avanzaré día a día. Continuaré cada día con mi tratamiento para seguir mejorando. Pero el miércoles fue un buen día porque no había dolor en la mano. Solamente pensaba en batear y hacer mi trabajo".

Beltrán expresó que ha jugado con la molestia en un tendón de la mano izquierda durante más de un mes. Aún no está seguro cómo surgió el dolor, pero ha persistido tanto durante las últimas dos semanas que el club tuvo que contemplar someterlo a un tratamiento adicional. Beltrán y los médicos del equipo decidieron tratarlo con una inyección de cortisona y nada más.

"En estos momentos no hay tiempo para tomarme días libres", indicó Beltrán. "Estaba tratando de encontrar la manera de seguir en el lineup. Lo platicamos y me sometí a un análisis para encontrar el problema. Pero los ligamentos están bien. Solamente tuve mucha inflamación en uno de los dedos".