(AP)

LOS ANGELES -- En la primavera de este año, Donovan Solano-jugador de liga menor invitado a los entrenamientos del equipo grande de los Marlins-llamó la atención del cuerpo de coaches de Miami.

Y aunque el colombiano empezó la temporada en Triple-A Nueva Orleans, el pelotero de 24 años integraba una lista corta de candidatos a ser ascendidos por los Marlins.

Considerado un infielder sólido cuando llegó al equipo grande, ahora Solano se encuentra jugando todos los días. En días recientes se ha adueñado de la segunda base, brillando como nunca durante la última serie de Miami en Arizona. Desde el sexto inning del juego del lunes hasta el tercer partido de dicha serie el miércoles, Solano se embasó nueves veces consecutivas. Quedó corto por una del récord de la franquicia, puesto por Cameron Maybin en el 2008.

Con hits en cada uno de los dos partidos de una doble-jornada del miércoles ante los Diamondbacks, Solano lleva una racha de siete encuentros seguidos conectando indiscutible.

"Me siento cómodo", dijo Solano. "Siente que estoy viendo la bola, dándole y manteniéndome dentro de la bola."

El manager de los Marlins, el venezolano Ozzie Guillén, cree que Solano es candidato a ser parte del equipo grande saliendo de los entrenamientos del 2013.

"Debe de estar con nosotros, aunque no sé (en qué rol)", dijo Guillén. "Creo que es muy temprano para decir, 'Él es mi segunda base titular, mi tercera base titular'. Creo que merece la oportunidad de estar firme en el equipo, no sólo llegar a ver si se cuela. Eso es lo que pienso."

Tal como lo hizo durante los entrenamientos de este año, Solano está aprovechando una oportunidad. En un principio, Miami veía al dominicano Emilio Bonifacio como su intermedista titular después del cambio del venezolano Omar Infante a Detroit el 23 de julio. Pero Bonifacio ingresó a la lista de incapacitados el 3 de agosto debido a una lesión en el pulgar izquierdo.

El quisqueyano salió de la lista de lesionados el domingo y volvió al jardín central, su posición original del 2012, antes de volver a ser inhabilitado debido a una molestia en la rodilla derecha.

Ahora, cuando los Marlins evalúan su roster con un ojo puesto en el futuro, quieren ver quién dará la cara. La organización está midiendo si conviene que Solano sea un titular o un jugador que venga de la banca.

Ha aumentado dramáticamente el tiempo de juego del colombiano en agosto, mes en que batea .290 (69-20).

"Estoy haciendo los ajustes", dijo Solano. "Es mejor cuando juegas todos los días y tienes más oportunidades. Lo hace más fácil."