PITTSBURGH -- El receptor de los Cardenales Yadier Molina señaló que no le guarda ningún tipo de rencor al segunda base de los Piratas Josh Harrison por arrollarle durante una violenta colisión en el plato el martes, y que dejó al puertorriqueño con dolores en el cuello, espalda y hombro.

Molina dijo el miércoles que la jugada fue "limpia" e insitió que estará bien. San Luis, sin embargo, decidió por precaución que no jugara el miércoles en el último partido de la serie ante Pittsburgh.

Tony Cruz fue el titular detrás del plato y, por si acaso, el equipo convocó a Bryan Anderson de Triple-A Memphis.

Molina se sometió a pruebas para determinar si sufrió una conmoción tras el partido el martes. Otras pruebas el miércoles no mostraron indicios de trauma en la cabeza.v Harrison trataba de anotar desde la intermedia tras un sencillo al jardín derecho en la parte baja del segundo inning, y acabó chocando con Molina. El hombro izquierdo de Harrison le pegó a Molina y el receptor cayó de espalda con la pelota.