OAKLAND -- Con varios novatos en un equipo de los Orioles que trata de llegar a la postemporada por primera vez en 15 años, un reto para el manager Buck Showalter es mantener a sus pupilos con una mentalidad equilibrada, sobre todo los más jóvenes.

"Si sientes algo, confío en ti en el terreno de juego", dijo Showalter al referirse a un fallido intento de robo de Xavier Avery que puso fin a la derrota de Baltimore ante los Atléticos aquí el viernes. "Eso es algo que uno quiere inculcar en sus jugadores jóvenes. 'Ustedes están en el terreno. Esto se trata de ustedes. Son ustedes los que tienen que ser dueños de esas decisiones y tomarlas.' Hay que sentir el juego y dejarlo fluir.

"La verdad es que me voy a molestar más si se vuelven más pasivos y tentativos. Eso es lo malo. Es como cuando Manny (Machado) salió del terreno luego de una jugada difícil que terminó siendo hit. Me le acerqué y le recordé lo que había que hacer: darle vuelta a la página. Luego agotó un excelente turno y pudimos seguir adelante. No se puede enfocar en esas cosas. Si lo haces, te vuelves más pasivo y este juego se te comerá si eres pasivo."

El béisbol también puede poner humildes a los peloteros. Showalter se ha cuidado de no criticarlos ni elogiarlos en exceso. Una jugada astuta de Machado el miércoles, algo que creó una sensación durante la serie de los Orioles contra los Rays, fue un ejemplo perfecto.

"(Showalter) trata de evitar que reciba demasiada atención positiva, para que no se le suban los humos a la cabeza", dijo el torpedero de Baltimore, J.J. Hardy. "Creo que eso es lo que está haciendo. Todo el mundo sabe lo buena que fue esa jugada, pero él dijo, 'Pues no hubiese funcionado si J.J. no hubiera estad ahí.'

"Yo creo de 30 paracortos de Grandes Ligas, 30 hubiesen estado ahí", continuó Hardy. "No se trata de mí, sino que (Showltar) trataba de desviar la atención."