(AP)

Aunque es un tema que no se habla dentro del clubhouse de los Cardenales, la ausencia de Albert Pujols ha generado mucho debate en otras partes.

Han seguido sobre el tapete los debates de si el dominicano debió o no renovar con San Luis, al igual que las emociones que genera dicho tema. Pero queda una interrogante interesante: ¿Dónde estaría el equipo de los Cardenales de haber seguido Pujols con el club?

Es imposible encontrar una fórmula cuantitativa para saber la respuesta, pero sí podemos especular con el famoso, "¿Qué hubiese pasado si...?"

Los números individuales sugieren que los Cardenales han podido llenar gran parte del vacío ofensivo que dejó Pujols. Sin embargo, las estadísticas colectivas demuestran que el toletero sí ha hecho falta hasta cierto punto.

Primero, lo individual.

Pujols, en su undécima y última temporada con los Cardenales, tuvo promedio de .299, porcentaje de .366 y slugging de .541 como primera base de los campeones. Durante ese 2011, conectó 37 jonrones 2 y 29 dobles, además de empujar 99 carreras.

En cada departamento ofensivo, los números no estuvieron al estándar que el mismo dominicano había establecido. Dicho declive se puede atribuir a la edad y a una fractura en el antebrazo izquierdo. Pero para ser justo a la hora de ver qué se ha perdido San Luis ante la ausencia de Pujols, los números del año pasado son una buena medida.

Los Cardenales han tenido cuatro inicialistas titulares en el 2012, así que sin dudas no ha existido la misma clase de estabilidad en dicha posición. ¿Y los números? La verdad es que no están muy lejos de lo que produjo Pujols la temporada pasada.

Luego de la victoria de San Luis sobre los Dodgers el domingo, los primera base de los Cardenales se han combinado para promedio de .292, con 20 cuadrangulares, 45 dobles y 97 impulsadas. Sí se ve la discrepancia en los vuelacercas, pero San Luis lleva ritmo para contar con un total de 107 remolques de sus inicialistas este año.

¿Qué tan buena es dicha producción?

En la Liga Nacional, solamente los Nacionales, con Adam LaRoche como titular todo el tiempo, han gozado de más empujadas de los primera base que los Cardenales.

Cuando se trata de la inicial de San Luis, Allen Craig ha aportado la mayor parte de la producción, ahora como cuarto bate.

"Allen Craig ha sido crucial", dijo el segunda base/jardinero de los Cardenales, Skip Schumaker. "Como que cada vez que hay un corredor en la segunda, él lo empuja. No sé dónde estaríamos sin él en nuestro lineup todos los días."

Por supuesto, si Pujols hubiera decidido renovar con San Luis, Craig seguramente estaría jugando con regularidad, pero en el jardín derecho.

Un pelotero que los Cardenales probablemente no hubieran firmado si Pujols hubiese renovado es el boricua Carlos Beltrán, cuyo fichaje fue una medida relacionada con la ida de un futuro Salón de la Fama.

Aunque juegan en ligas y estadios diferentes, los números de Pujols y Beltrán son bastante comparables.

Pujols lleva promedio de .282, porcentaje de embasarse de .342 y slugging de .524, además de sus 30 cuadrangulares y 96 impulsadas. De su parte, Beltrán tiene .267/.343/494, con 29 jonrones y 87 empujadas. En términos de WAR (Victorias Por Encima Del Reemplazo), Pujols le lleva la ventaja con 3.7 contra 2.8 de Beltrán.

Ahora bien, los números no cuentan toda la historia en cuanto la temporada de Beltrán se refiere. El puertorriqueño fue uno de los mejores bateadores de la primera mitad de la campaña, pero su producción ha mermado desde el Juego de Estrellas. En cambio, Pujols ha mejorado en el transcurso de la temporada.

Hace unos días el dominicano llegó a los 30 vuelacercas por duodécima temporada consecutiva y lleva promedio por encima de .300 desde el 8 de mayo.

No son suficientes las comparaciones individuales para determinar el impacto de Pujols. Por ejemplo, en San Luis ha hecho falta su defensa en la primera base, donde nadie ha podido igualar su habilidad de manejar los rebotes de los tiros por el suelo y salvar los errores.

También es imposible cuantificar lo que ha significado la ausencia de Pujols en la alineación de los Cardenales. Los lanzadores temían al dominicano de una manera única, y eso impacta a todos los bateadores que lo rodean. También está la habilidad del quisqueyano de dar el batazo oportuno, algo que ha hecho falta en San Luis durante todo el año.

Aunque los Cardenales han estado entre los líderes de la Liga Nacional en promedio colectivo y carreras anotadas toda la temporada, el club lleva récord de 77-70, el 13er mejor de Grandes Ligas.

"Lo que cuenta es que estamos perdiendo los juegos que tenemos que ganar", dijo el tercera base de los campeones, David Freese. "Estamos poniendo nuestro mejor esfuerzo y las cosas no nos están saliendo. Se trata de ejecución. Se trata de hacer lo indicado para ganar los juegos. No lo estamos haciendo."

Como equipo, los Cardenales están bateando .264 con corredores en posición de anotar. De por vida, Pujols tiene promedio de .337 en dicha situación. Este año Beltrán lleva .278.

Sin importar el impacto proyectado que pudo haber causado Pujols, los Cardenales creen firmemente que la ofensiva que tienen ahora tiene lo necesario para hacer triunfar al equipo, aun si todavía no ha llegado a su máximo potencial.

"Puedes hablar de potencial todo el día, pero si no has ejecutado, eso es simplemente hablar", dijo el manager de San Luis, Mike Matheny. "Y para mí, los muchachos están frustrados con eso porque saben que somos un equipo diferente a eso."