(AP)

NUEVA YORK -- Grandes Ligas no intervendría si Melky Cabrera gana el título de bateo de la Liga Nacional mientras cumple con una suspensión de 50 partidos por dopaje.

El jardinero dominicano de los Gigantes de San Francisco comenzó la jornada del miércoles con promedio de .346, el mejor en la Liga nacional y siete puntos por encima de Andrew McCutchen de los Piratas de Pittsburgh.

Cabrera tiene 501 apariciones en el plato, una menos de las que se necesitan para ser candidato al título de bateo si los Gigantes juegan 162 partidos. La selección 10.22(a) del reglamento de Grandes Ligas estipula que ganaría la corona si se agrega otro turno sin hit a su promedio, y si sigue siendo mayor al de algún otro jugador.

"Ya veremos qué pasa", dijo el miércoles el comisionado de las mayores, Bud Selig, tras grabar un episodio del programa "CenterStage" para la cadena YES. "Usualmente no interferimos en ese proceso. Lo veremos al final del año".

Cabrera, el jugador más valioso del Juego de Estrellas, fue suspendido el 15 de agosto por un resultado positivo a testosterona y se perderá los últimos 45 partidos de la temporada regular.

En la entrevista con YES, que será transmitida el 27 de septiembre, a Selig le preguntaron si se deben revisar los récords fijados durante la llamada Era de los Esteroides.

"No puedes cambiar los récords, porque si lo haces, nunca terminarías", respondió Selig. "Crearía más problemas de los que solucionaría".

Selig indicó que está de acuerdo con la suspensión de tres partidos que los Azulejos de Toronto le impusieron el martes a su torpedero cubano Yunel Escobar, por exhibir una frase homofóbica debajo de los ojos durante un partido la semana pasada contra Boston.

"Es una desilusión que pasen cosas así", expresó.