SAN FRANCISCO -- Marco Scutaro no es ningún jugador del montón. Todo lo contrario.

El pelotero venezolano está teniendo un crucial impacto en el impulso de San Francisco de cara a la postemporada: la versión 2012 de Cody Ross, podría decirse. Scutaro hace de todo: es confiable en la defensa, batea oportunamente, e incluso orienta a sus compañeros más jóvenes.

Los Gigantes firmaron a Ross hace dos años en agosto, y lo vieron llevarse el premio de Jugador Más Valioso en la serie por el campeonato de la Liga Nacional y ayudarlos a conseguir el ansiado primer título de Serie Mundial desde que se mudaron al Oeste en 1958.

El veterano Scutaro, que ha pasado por varios equipos, es otra contratación tardía del gerente general Brian Sabean que paga grandes dividendos en la recta final para los campeones de la División Oeste de la Liga Nacional. El jugador de cuadro de 36 años se encamina de nuevo a la postemporada por primera vez desde que los Atléticos de Oakland, su equipo en el 2006, fueron barridos por los Tigres en la serie de campeonato de la Liga Americana.

"Ha sido muy divertido. Ha sido genial", dijo Scutaro. "Ha sido una buena situación. Siempre es divertido ganar. Sólo tener la oportunidad de estar en los playoffs, es mucho. No sólo para mí, para cualquier jugador. Todos nos preparamos duro, trabajamos duro en las vacaciones para tener la oportunidad de estar en esta situación, para estar en los playoffs. No tiene precio conseguir esta oportunidad".

No hay duda que Scutaro es una de las mejores contrataciones de mitad de temporada.

"Está definitivamente allí. Si no es el mejor, está entre los dos mejores", dijo el primera base Brandon Belt.

Scutaro no sólo tiene un don especial para conseguir hits, sino que como versátil jugador de cuadro llenó un enorme vacío en la segunda base y como segundo bate. Pegó tres imparables e impulsó tres carreras el sábado en la victoria por 8-4 sobre los Padres de San Diego para que los Gigantes aseguraran su segunda corona de división en tres años.

Scutaro tiene hits en 44 de sus 53 partidos desde que los Gigantes lo adquirieron de los Rockies de Colorado el 27 de julio. Está bateando .304 en total con un récord personal de 68 carreras remolcadas -- .361 con 38 carreras producidas y 78 imparables, la mejor marca del equipo, desde que llegó a San Francisco.

Los Gigantes asumieron apenas 2,1 millones de dólares del salario de Scutaro, y el venezolano ha hecho con creces que valga la pena.

"Me enorgullece mucho mi bateo, porque para mí eso es lo más difícil de hacer", dijo.

Scutaro, quien también igualó su mejor racha de bateo de 12 partidos, puede convertirse en agente libre después de la temporada.

Su presencia también le ha aportado mucha química al equipo, lo que es evidente la mayoría de los días cuando un puñado de compañeros latinos rodean el casillero del venezolano mientras este hace bromas o cuenta historias para mantener a todo el mundo entretenido.