Don Hooton, presidente de la Fundación Taylor Hooton. (Bebeto Matthews/AP)

SOUTH WILLIAMSPORT, Pensilvania -- Las Pequeñas Ligas de béisbol tienen previsto impulsar un programa educativo dirigido a entrenadores y voluntarios para incrementar la concienciación sobre los peligros del consumo de sustancias prohibidas entre los jugadores niños y adolescentes.

En conjunto con la Fundación Taylor Hooton, las Pequeñas Ligas confían en tener el programa listo en internet para la temporada 2014.

La organización deportiva ha sostenido conversaciones sobre el plan con la fundación durante más de un año, desde mucho antes de que las Grandes Ligas anunciaran recientemente que habían suspendido a más de una decena de jugadores tras una larga investigación a una clínica en Florida, dedicada a tratamientos contra el envejecimiento, a la que se acusó de distribuir sustancias prohibidas que aumentan el rendimiento deportivo.

Las suspensiones más recientes fueron anunciadas el 5 de agosto menos de dos semanas antes del comienzo de la Serie Mundial de las Pequeñas Ligas, que se inaugurará el jueves conforme a lo previsto.

Miles de entrenadores, junto con jugadores jóvenes y sus familias visitarán South Williamsport durante el torneo, que dura de 11 días, en tanto que el presidente de la fundación, Don Hooton, también tiene previsto asistir para difundir en persona su mensaje de concienciación sobre el tema.

"Este es un momento de enseñanza. Cada padre, cada entrenador debe aprovechar la oportunidad de estas suspensiones para sentarse y conversar con los chicos de por qué ellos no deben consumir sustancias prohibidas", expresó Hooton en una reciente entrevista telefónica.

El hijo de Hooton, Tylor, de 17 años, --primo del ex lanzador de las Grandes Ligas, Burt Hooton-- se suicidó en julio de 2003. Los médicos atribuyeron la conducta de Taylor a la depresión que le sobrevino cuando dejó de consumir sustancias prohibidas que mejoran el rendimiento deportivo.

Más de 2,4 millones de jovencitos de ambos sexos juegan béisbol y sóftbol de Pequeñas Ligas, según la organización, la cual cuenta con aproximadamente un millón de voluntarios.

Hooton, que citó diversos estudios, dijo que se calcula que entre un millón y millón y medio de adolescentes han consumido esteroides en Estados Unidos.

La Fundación Hooton trabaja en conjunto con las Grandes Ligas, así como con ligas deportivas locales.