SAN FRANCISCO -- El padre de un fanático de los Dodgers de Los Angeles muerto a cuchilladas la semana pasada, tras un partido contra los Gigantes en San Francisco, pidió el domingo que se presenten ante las autoridades los testigos que pudieran haber capturado en video la trifulca.

Robert Preece, con la voz temblorosa, habló frente a la estatua de de Willie Mays antes del partido de los Gigantes contra los Padres de San Diego. Estaba flanqueado por familiares, que entregaron volantes a fanáticos que salían del estadio.

"Necesitamos la ayuda de ustedes", decía uno de los volantes, "para que se conozca la verdad".

La trifulca del miércoles por la noche terminó con la muerte del hijo de Preece, Jonathan Denver, de 24 años, y el arresto de Michael Montgomery de 21 años.

"Perder un hijo es un dolor que nadie debería tener que sufrir", dijo Preece en su ruego por testigos. Montgomery quedó en libertad el viernes luego que el fiscal señaló que la policía no había conseguido suficiente evidencia para justificar cargos penales.

El padre de Montgomery le ha dicho a medios de prensa que su hijo dice que Denver le golpeó en la cabeza con una silla y que él lo acuchilló en defensa propia.

Preece estaba con su hijo cuando ocurrió la pelea. El domingo, Preece dijo que vio a transeúntes con teléfonos celulares y que él piensa que estaban grabando el incidente.

"La familia Montgomery está sufriendo también", dijo Preece. "Le ruego al público que cualquiera que haya sido testigo del incidente declare para que ambas familias puedan tener un poco de paz. Pienso que alguien pudo haber grabado el incidente, y así podríamos saber la verdad".

Preece declinó discutir cualquier cosa que no fuese su pedido, y declinó cortés pero firmemente hablar de detalles del incidente durante los 30 minutos que él y su familia estuvieron frente al estadio de los Gigantes, a menudo abrazándose.

La policía señaló que Denver caminaba el miércoles por la noche con su padre, su hermano y otras dos personas cerca del estadio de los Gigantes cuando su comenzó a discutir con algunos aficionados de San Francisco que salían de un club nocturno, informó la policía de esta ciudad.

"Comenzaron a decirse cosas. `¡Vamos Dodgers!', `¡Vamos Gigantes!', y la situación degeneró en violencia", dijo el jefe policial de San Francisco, Greg Sur.

Denver, que traía una gorra de los Dodgers, recibió una puñalada fatal.