Jean Machí (Leo Ramirez/Getty Images)

ISLA DE MARGARITA, Venezuela - Ha habido momentos de angustia, de "sudar la gota gorda". Han sufrido los fanáticos del Magallanes y de Venezuela en sentido general.

Pero hasta ahora, Jean Machí ha sabido sacar el out 27 y preservar la victoria en los tres juegos que le ha tocado cerrar por el Magallanes en esta Serie del Caribe.

"Está dura la competencia", dijo Machí, quien se adjudicó el salvamento en los tres triunfos de Venezuela en la fase eliminatoria del Clásico Caribeño. "Todos los equipos vinieron bien preparados".

No ha sido fácil, pero el derecho de 32 años ha sabido "navegar" el noveno episodio y salir de apuros. El mayor susto fue el martes vs. la República Dominicana, cuando con el marcador 2-1 a favor de Venezuela y corredores en primera y tercera y un solo out, Machí atrapó una línea de frente conectada por Julio Lugo para doblar en la primera a Wilson Valdez. Con dicha victoria, Venezuela aseguró el primer lugar de la ronda regular del torneo y un cupo en la semifinal del viernes, que será contra Puerto Rico.

Machí salvó nueve juegos por el Magallanes entre temporada regular, semifinal y final este invierno en Venezuela, además de los tres que lleva en Margarita.

"He venido ya en estos últimos (cinco) años con la responsabilidad de estar cerrando los juegos", dijo Machí sobre su trayectoria en los Navegantes. "Para mí es un honor cerrar los juegos, porque de verdad es una cosa que uno vive emocional. Es un honor venir en el noveno inning y lograr la victoria".

Y por primera vez Machí, quien acciona en la Liga Venezolana desde la campaña del 2001-02, participa en una Serie del Caribe.

"Para mí es un honor estar aquí representando nuestro país", expresó el oriundo de Anzoátegui, quien ha permitido cinco hits y una carrera en 3.0 entradas en este torneo, con cuatro ponches y una base por bolas. "Para nosotros es una satisfacción estar con ese ánimo para los juegos".

A GANARSE UN PUESTO EN SAN FRANCISCO
En los últimos dos años Machí ha "amagado" con establecerse en el bullpen de los Gigantes de San Francisco, haciendo su debut en Grandes Ligas en el 2012. El año pasado registró buenos números con el equipo grande, terminando con efectividad de 2.38 en 51 juegos y 53.0 entradas, en las ponchó a 55 bateadores y dio 13 bases por bolas. Lo curioso es que tuvo promedio de carreras limpias de 1.07 en la ruta, mientras que en el AT&T Park de San Francisco registró 3.58 y un promedio de .290 en contra.

A esta altura de su carrera, Machí sabe que es hora de ganarse un rol en el bullpen desde el principio de la temporada.

"Voy al Spring Training a ganarme un puesto. Duré parte de la temporada pasada arriba e hice buen trabajo", expresó el diestro. "La meta mía ahora es hacer el equipo desde el primer día y llegar ready para asumir ese rol, donde el manager me vaya a utilizar. Voy a estar preparado para eso".

"Voy a ir con el mismo entusiasmo del año pasado. Creo que tengo mucho chance de hacer el equipo".