Carlos Mármol

JUPITER, Florida -- Si Carlos Mármol sigue pitcheando como lo hizo en la Serie del Caribe en Venezuela, los Marlins habrán hecho un gran negocio al contratarlo por un año y 1,25 millones de dólares.

El equipo de Miami le dio un contrato por un año luego de verlo lanzar con la República Dominicana en el clásico del Caribe. El relevista de 31 años tiró dos entradas perfectas con dos ponches y ninguna base por bolas. Sus lanzamientos superaron las 90 millas por hora.

El manager Mike Redmond dijo que los enviados de los Marlins observaron a Mármol también en la liga de invierno y quedaron gratamente impresionados.

"Lo estuvimos viendo todo el invierno y todos los informes que recibimos sobre él fueron buenísimos", dijo Redmond. "Esperamos que siga progresando a partir de lo que mostró en el invierno".

Mármol tuvo problemas de control en los siete años que pasó con los Cachorros de Chicago, entre el 2006 y el 2013, pero un cambio en su estilo de lanzar puede haberlo beneficiado, según el piloto.

El dominicano tuvo una efectividad de 5.86 en 31 juegos con los Cachorros la temporada pasada antes de pasar a los Dodgers y mejorar un poco su desempeño.

"Da la impresión de que cambió un poco su estilo. Ahora se perfila mejor", indico Redmond, quien fue cátcher en su época de jugador.

El gran problema de Mármol con los Cachorros fue encontrar la zona del strike. De todos modos, se apuntó 730 ponches en 504 juegos.

Redmond opina que los Marlins corrieron muy pocos riesgos al darle una oportunidad.

"Tiene un gran slider y una buena recta", expresó el piloto. "Como todos esos tipos, le gusta tirar a la zona de strike y ponerse adelante en la cuenta. Hace que tus tiros rompientes sean mucho más efectivos".

Casey McGehee jugó con Mármol durante tres temporadas en las menores y lo enfrentó cuando lució los uniformes de Milwaukee y Pittsburgh en la división Central de la Liga Nacional.

"No hay un derecho en la liga que lo quiera enfrentar cuando está enchufado", afirmó. "Tiene un slider tremendo y una recta con buen movimiento. A veces a los tipos como él tienen tiros que se mueven tanto que les cuesta controlarlos. Es tan bueno que ni siquiera tiene que buscar el plato".

"Además, es muy buena persona", añadió McGehee. "Incluso cuando estaba en el otro bando, hacía fuerza por él".